domingo, 30 de agosto de 2009

Respuesta a Eduardo, del "como fue"

"Eduardo dijo...

Excelente! Pero comparte la victoria. Tienes que contarnos ¿Cómo fue? ¿Qué le dijiste? ¿Qué te dijo? ¿Cómo te sentiste? Se que bien ahora, pero en el momento. Cuentanos. Ayúdanos. Quiero estar tan feiz como tu, lo necesito y mi madre es el único ser que me importa y que se que me ayudaría a vivir feliz. Yo, estoy desesperado. Cuentanoooooosss!!!!"

En primer lugar, gracias Eduardo, por tus palabras =) La verdad es que no es facil recordar la totalidad de las palabras pronunciadas ese dia, es complicado tocar ese tema. Hablar con los padres es un GRAN paso en la vida de toda persona de ambiente, y cada historia, cada experiencia, es totalmente diferente en cada uno de nosotros.

En mi caso, me siento full afortunado, ya que siento que el universo me la puso muy fácil (quizás demaciado fácil) y salí de eso de forma victoriosa, al menos en parte (más adelante sabrás porque digo eso).

En primer lugar, esa noche mi mamá había comprado una cajita de cerveza, estaba en el patio con su pareja, un poco "happy" aunque sin estar ebria -yo sé cuando ella lo está y cuando no-; yo estaba en la PC, perdiendo el tiempo como en cualquier noche normal, también tomándome unas pocas botellas. En eso ella misma se me acerca y se me sienta al lado y me pregunta: "Estás bien?" Ahí comenzó una conversación acerca de mi notorio aislamiento, que si yo no compartía tanto con ella, que si ya no confiaba en ella, y esas cosas.

Yo le decía que no tenía nada, que no había ningún problema, y que sólo estaba distrayendome en la PC antes de irme a acostar. Pero ella sacó a acotación de que en el pasado, los dos nos teníamos mucha confianza y que ella me contaba a mí todo lo que pasaba en su vida, de echo yo fui el primero de mis hermanos en saber que ella tenía novio. Ella estaba en toda la razón, nuestra relación hasta hace unos pocos años era de suma confianza, pero yo mismo me fui alejando poco a poco en mis travesías buscando mi verdadero yo.

Ella me dijo: "Que es lo que te tiene tan encerrado, tan apartado? Sé que quieres decirme algo, vamos, confía en mi". Y yo en más de una ocasion quería soltárselo y ya. Mis ojos se me llenaron de lágrimas, mi garganta estaba cerradísima como si no quisiera que yo dijera nada. Le dije: "Y si es algo que no te vaya a gustar?" Y ella me dijo: "No me importará, tu eres mi hijo, no?" Su mirada era de total comprensión. Esos ojos profundos, totalmente consientes como si no hubiera tomado ni un trago de ese deshibidor licor. Ese rostro tan solemne fue razon para que se me complicara más soltarle las palabras, hasta que finalmente pude decirle: "Soy bisexual, mamá".

Pareciera que toda la converzación ella la canalizó para que yo dijera esas palabras, ya que su reacción al instante fue un gesto en su cara como de: "Y que? tu crees que eso me importa a mí? No me molesta para nada!". Con dos segundos de esa expresion en su rostro, y yo me abalancé en sus brazos y le lloré en sus hombros. "De verdad que no te molesta? que no te importa? sabes lo que significa lo que acabo de contarte?" Ella me miró directamente a los ojos y me dijo: "Estás enamorado de un chico?" "No, en este momento no" le dije. "Haz sentido atracción por personas de tu mismo sexo?" "Sí" fue mi respuesta.

Y así duramos un poco más, ella diciendome lo tonto que fui al creer que ella no me entendería, que con tal que yo fuera feliz, que me cuidara -en eso hizo mucho énfasis xD-, ella no tendría ningún problema en llamar a mi pareja, esa persona que llenara ese vacío en mi vida, como su propio hijo/a. También le pregunté si ella había llegado a sospechar sobre mí, y me dijo que solamente desde que yo llegué de la marcha por la diversidad sexual del mes pasado. Yo estaba sorprendido ya que pensé que ella lo sospechaba de mucho tiempo atrás.

No sé como dormí esa noche. Estaba de un eufórico total. No podía creer lo fácil que había sido... no, mentira, fácil no lo fué, lo que no podía creer era el grado de aceptación de mi madre. Yo sabía que ella me entendería y me aceptaría, pero a ese grado, el del considerar hasta conocer a mi pareja y llamarlo como su hijo! Eso sí que no me lo esperaba.

Sin embargo, la historia mía no fue tan cuentos de hadas como lo parece. No es que se convirtió en una pesadilla, no. Gracias a los dioses que no. Pero a los dos días ella volvió a hablar conmigo, esta vez sin ninguna cerveza en su sistema, y creo que todavía estaba digeriendo toda la información, ya que se acercó a mi cuarto y se sentó en mi cama y me preguntó: "Ya lo haz hecho?" "Con un hombre, no". Cosa que es verdad, si leen todas mis crónicas, comprenderán que lo más lejos que he ido con un hombre es sexo oral, y yo no considero ese sexo como sexo propiamente dicho, mucho menos cuando ninguno de los dos terminamos. A los pocos segundos, ella me pregunta: "Y si lo que tu tienes es sólo una confusion? Y si lo que tienes es una falta de cariño que quieres llenarla con cualquier persona?" En ese momento yo pensé: "Oh oh, a lo mejor ella ya está malinterpretando la situación, antes de ir mas lejos dejame explicarselo mejor"

"No, mamá. No es un falto de cariño. Soy bisexual porque me siento atraído hacia ambos sexos, no sabría elegir a uno este momento. Me gustan los dos y punto" Ella pareció comprenderlo aunque me preguntó: "No quisieras visitar un psicólogo? a lo mejor él te ayuda a elegir" Y yo le contesté: "Madre, un psicólogo no me va a decir más de lo que yo ya sé de mí mismo. Ya estoy definido, ya sé lo que soy." Y ella aceptó esas palabras no antes de decir que sentía temor o preocupación por mí. Me dijo que hay muchos hombres mal intencionados y enfermos en la vida y que tuviera cuidado con ellos. Ahí yo la tranquilicé y le dije: "Vamos, tu crees que me acostaré con cualquier tipo que de me cruce en la calle? con lo exigente que soy yo! Ya me conoces. Además, enfermedades las hay en ambos sexos, las mujeres tambien se contagian."

Ella no quería dejar su brazo a torcer y dijo que era verdad, pero que en los hombres habían muchos más. No quise comenzar una discusión y decidí no aprovecharme de las bondades del destino. Con que mi mamá me aceptara como soy, eso ya era una GRANDISIMA victoria en mi vida.

Ahora, mi próximo desafío será mi padre.... mision imposible? Quizas sí, quizas no... Sólo el tiempo lo dirá... LOL

Eduardo, espero que este texto te halla ayudado a tí y a cualquiera que las lea. Como verás, en mi caso fui muy afortunado. Un amigo mío me contó que también se lo dijo a su madre, y que ella prefiere no tocar ese tema nuevamente con él :(
Cada experiencia es única y distinta. Cada uno tiene una madre diferente, una historia diferente y una técnica diferente. Lo único que es igual es que tarde o temprano todas las madres deberían enterarse de la verdad de sus hijos, y es más preferible que sea de boca de ustedes y no de algún tercero. ¿Por que deberian saberlo? Porque madre es madre, y esa relacion debería perdurar por toda esta vida y la siguiente.

Con todo el alma, espero que tú y cualquiera que lea estas líneas tengan la misma suerte que tuve yo. Tambien les sugiero que no se lancen asi por asi sin estar preparados, tengan algún mejor amigo cercano, que pueda ayudar en caso de que las cosas no salgan como ustedes esperaban. Y busquen el mejor momento, eso es practicamente igual o más importante que el amigo cercano. Conozcan a sus madres, sepan cuando están más propensas a escucharlos y a comprender bien las palabras de ustedes. Y confíen en ustedes mismos!!!!! Ya verán que la vida les sonreirá después de ello. No les mentiré, tampoco es que será todo color de rosa y que nada los lastimará, pero por dentro se sentirán mucho mejor que con esa agonía de estarle ocultando la verdad tan grande acerca de ustedes mismos a ellas.

Los quiero mucho y les deseo muchos éxitos a todos!

Assail Linus

2 comentarios:

Monchis dijo...

Buena historia

Eduardo Patriz dijo...

Excelente! Tienes toda la razón, cada experiencia es diferente. Estoy súper feliz por ti. Me identifico full con la historia,porque mi madre es lo más importante en mi vida, porque a pesar de que nos la llevamos muy bien no me conoce del todo y siento la necesidad inmensa de un mayor acercamiento con ella, no porque tenga que confesarle, sino porque quiero que seamos amigos... Gracias amigo. Un abrazo