domingo, 28 de diciembre de 2008

Mi primera charla con Trayce!!!

Wiiiii.... estoy emocionado. Acabo de chatear por primera vez con Trayce Shaw!!!! Estoy que me desbordo de la emocion!!!!!

WIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH

xD

Ok, para los que no tengan ni idea de quien estoy hablando, Trayce es un chico de Canadá que tiene un canal en Youtube donde habla de su bisexualidad abiertamente. Ya lleva más de 100 videos colgados y tiene madera para subir muchos y muchos más. El chico es super lindo, pero más que su apariencia, es también simpático, amable, y todo un artista (Al final de esta nota les dejaré dos videos de él, para que vean de lo que hablo ;-) )

Bueno, ya tenía su msn agregado y no esperaba nunca que él respondiera a mi solicitud de chat, pero ocurrió. Y no solo eso, después de batallar por casi toda la charla, al final pudimos poner nuestras camaras y confirmamos que éramos quienes decíamos que éramos.

Él se veía ocupado, ya que estaba inspirado hablando por teléfono con alguien, pero pudo escribirme algunas palabras. He aquí el historial de nuestra conversación:

**************

ASSAIL dice:
hi trayce, how're you
ASSAIL dice:
are'u there? can we chat 4 a while?
ASSAIL dice:
cam to cam, like you said
*
* Trayce te está invitando a iniciar el envío de imágenes de la cámara Web. ¿Deseas Aceptar (Alt+W) o Rechazar (Alt+X) la invitación?
*
* Has aceptado la invitación para iniciar el envío de imágenes de la cámara Web.
*
* Has invitado a Trayce a iniciar el envío de imágenes de la cámara Web. Espera la respuesta o haz clic en Cancelar (Alt+Q) para detener la invitación pendiente.
*
ASSAIL dice:
im not a craizy one.... can u accept too?
*
* Has dejado de ver imágenes de la cámara Web con Trayce.
*
* Trayce ha aceptado tu invitación para iniciar el envío de imágenes de la cámara Web.
*
* Trayce te está invitando a iniciar el envío de imágenes de la cámara Web. ¿Deseas Aceptar (Alt+W) o Rechazar (Alt+X) la invitación?
*
* Trayce ha dejado de ver imágenes de la cámara Web contigo.
*
ASSAIL dice:
ok, i'll not bother you... I'm just like you know, if you're the real trayce, that i'm one of you millions fans and i admire you
*
* Has aceptado la invitación para iniciar el envío de imágenes de la cámara Web.
*
ASSAIL dice:
are you HIM? LOL
*
* Has invitado a Trayce a iniciar el envío de imágenes de la cámara Web. Espera la respuesta o haz clic en Cancelar (Alt+Q) para detener la invitación pendiente.
*
Se ha rechazado la solicitud para ver la cámara Web del contacto, Trayce envió una invitación para ver su cámara Web al mismo tiempo. Cancela las invitaciones pendientes y solicita al contacto que te vuelva a enviar la invitación.
*
* Trayce ha rechazado tu invitación para iniciar el envío de imágenes de la cámara Web.
*
* Has invitado a Trayce a iniciar el envío de imágenes de la cámara Web. Espera la respuesta o haz clic en Cancelar (Alt+Q) para detener la invitación pendiente.
*
Se ha rechazado la solicitud para ver la cámara Web del contacto, Trayce envió una invitación para ver su cámara Web al mismo tiempo. Cancela las invitaciones pendientes y solicita al contacto que te vuelva a enviar la invitación.
*
* Trayce ha rechazado tu invitación para iniciar el envío de imágenes de la cámara Web.
*
* Trayce te está invitando a iniciar la recepción de imágenes de la cámara Web. ¿Deseas Aceptar (Alt+W) o Rechazar (Alt+X) la invitación?
*
* Has aceptado la invitación para iniciar la recepción de imágenes de la cámara Web.
*
Messenger no puede conectarte con Trayce. Vuelve a intentarlo más tarde.
*
* Trayce ha dejado de ver imágenes de la cámara Web contigo.
*
ASSAIL dice:
don't you prefer to talk by writting?
*
* Trayce te está invitando a iniciar la recepción de imágenes de la cámara Web. ¿Deseas Aceptar (Alt+W) o Rechazar (Alt+X) la invitación?
*
* Has aceptado la invitación para iniciar la recepción de imágenes de la cámara Web.
*
ASSAIL dice:
NOW i see you
ASSAIL dice:
i dont know if you're reading that, but I'm from venezuela
Trayce dice:
im from canada
ASSAIL dice:
i know, i see your videos. I like you. You are cool!
Trayce dice:
awh
ASSAIL dice:
I'm sorry if my english sucks
Trayce dice:
its ok
ASSAIL dice:
thanks.
ASSAIL dice:
you should have a lot of contacts in your msn, haven't you?
Trayce dice:
yuh
ASSAIL dice:
obviously
ASSAIL dice:
lol
ASSAIL dice:
by the way, my name is Assail
ASSAIL dice:
:P
Trayce dice:
im trayce
ASSAIL dice:
LOL
ASSAIL dice:
really?
ASSAIL dice:
xD
ASSAIL dice:
I never believed that you would invite me to talk by cam. I'm grateful
ASSAIL dice:
is like an honor :$
Trayce dice:
awh
ASSAIL dice:
you are busy
ASSAIL dice:
:S
*
* Trayce ha dejado de ver imágenes de la cámara Web contigo.
*
ASSAIL dice:
as you passed your holidays?
ASSAIL dice:
*how
ASSAIL dice:
i hope you have a happy new year, my dear friend
*
* Has dejado de ver imágenes de la cámara Web con Trayce.
*


**************

Bueno, como pudieron ver, tuvimos problemas para poner las cámaras a funcionar, pero al final pudimos vernos.
Las palabras que están en mayor tamaño indican el punto donde ya las cámaras trabajaron al unísono.

Bueno, este fue un gran presente de fin de año, y aquí les dejo el de ustedes, dos de los primeros videos de él. Que lo disfruten.

Bisexuality: Telling Your Parents


Bisexuality: IM NOT THE GAY FRIEND


Y un regalito extra, su último video subido (se nota cómo ha crecido, verdad? xD):

FAQ :D

domingo, 21 de diciembre de 2008

De ambiente y Cero ambiente

Hola a todos, disculpen esta poca actividad en estas semanas, pero no he tenido mucho tiempo ni para escribir algo sustancialmente largo e interesante.

Lo único que si me ha dejado medio fuera de base fue una conversación que tuve con un chico por msn en estos días.

Lo conocí en una de esas páginas de perfiles públicos, no recuerdo si él fue quien me agregó o si fui yo a él, pero la cosa es que terminamos dandonos nuestros correos.

Cuando empezamos a chatear, lo hicimos con normalidad y por lo básico: nombre, edad, zona de recidencia, profesión/trabajo... hasta que no sé como, empezamos a hablar de los sitios de ambiente.

Creo que yo apenas rocé ese tema, cuando él misteriosamente se desconectó. 1er indicio de que algo no iba bien. A los pocos minutos regresó, y traté de hablarle nuevamente pero tardó un poco en contestarme: 2do indicio. Cuando finalmente lo hizo, me dijo que no le gustaba el ambiente para nada. Yo le argumenté que aunque yo no fuera un chico "ambientoso" y que no me la pasaba en los sitios de ambientes de la ciudad, igualmente comprendía la importancia de esos lugares para la población GLBT, ya que en ellos, todos nosotros podemos ser nosotros mismos sin que nadie nos etiquete ni nos pongan malas caras, o nos saquen de lugares públicos por tan sólo demostrar nuestro cariño. Su respuesta fue la siguiente: Chamo, yo en mi perfil puse que soy CERO DE AMBIENTE. Para demostraciones de cariño están los hoteles y las casas. Perdoname, pero alguien que defienda esos lugares no merece mi amistad.

Yo me quedé con cara WTF?! qué le pasa a este carajo? Me molestó en serio lo que dijo y se lo hice saber, le dije que yo tampoco iba a echar de menos a una persona tan cerrada de mente, y que con bloquearnos del msn era suficiente para no vernos más la cara. Él me contestó que "Bien. Chao". Y de esa forma lo cerré de mi vida y espero no saber de él nunca más.

Pero la duda que me quedó fue la siguiente: Es muy normal que una persona DE AMBIENTE deteste o rechace EL AMBIENTE?

Porque aquí tenemos dos conceptos distintos, ya que una persona DE AMBIENTE, según tengo entendido, es toda persona que tenga inclinaciones o preferencias al GLBT. Y EL AMBIENTE, también según tengo entendido, son sitios especiales y apropiados para las personas GLBT, donde pueden ingresar sin miedo al prejuicio, rechazo u opiniones de las demás personas. Quizá yo esté mal utilizado los términos, pero siempre que conozco a alguien que creo que es gay o bix, le pregunto que si es de ambiente, no queriendo saber si frecuenta lugares de ambiente sino mas bien para confirmar su identidad sexual. Y no soy el único que se expresa de esa manera, he tenido muchos amigos que también averiguan si otros chicos son o no son al preguntarles si son de ambiente.

Entonces, si son dos cosas distintas, ¿una persona DE AMBIENTE puede rechazar EL AMBIENTE sin ningún problema? ¿Es normal que deteste tanto EL AMBIENTE que se cierre automáticamente a cualquier persona que vaya a esos lugares o peor aún, que apoye a las personas que los visitan?

Ahí les dejo esa, a ver si me ayudan a aclarar los términos.

Saludos a todos, y felices fiestas!!!

=)

lunes, 8 de diciembre de 2008

A piece of me

Y no me refiero a la canción de la sexy cantante hermosísima que se afeitó su melena dorada cuando calló en la depresión. xD

Este post único y especial es para mostrarles a ustedes, mis apreciados lectores, una parte de mi "yo" real, ese "yo" que se oculta tras el pseudónimo Assail para poder contarles mis vivencias sin riesgos a exponer mi verdadera realidad, por el estúpido miedo a que me puedan reconocer después.

Y es que (me perdonan si esto ofende a alguien) es tan liberador hablar y hablar, y relatarles estas historias como si yo fuera otra persona, como si mi "yo" real no existiera, o fuera solo un expectador más, un lector más que lee blogs ajenos; pero resulta que llega un momento en que te proboca decir YA BASTA!!! ESTE SOY YO!!! YO SOY ESA PERSONA DE LA QUE USTEDES DISCUTEN, YO SOY ESE DEL QUE USTEDES APOYAN Y ASESORAN, AQUEL A QUIENES A USTEDES LES AGRADA LEER SUS LÍNEAS Y SENTIR LOS MISMOS SENTIMIENTOS, LAS MISMAS VIVENCIAS, LAS MISMAS IDEOLOGÍAS !!! YO SOY ÉL!!!

En fin... estoy un poquito loco! Eso es normal en mí, jejeje... A veces voy pa' un lado y a veces para el otro... Hoy solo les dejo una imágen:


Bueno, con esto ya descartan que sea afroamericano, o un mutante con piel azul, o alguna cosa rara... también descartan que tenga mochos los dedos de mi mano izquierda jajaja
LOL

Bueno, más adelante les mostraré más pieces of me. ;-)

Besos totales!!!
Bye!!!

martes, 2 de diciembre de 2008

¿Cómo podría?

Este será un post corto, lo prometo. Solamente quería ponerlos al día con lo que me ha pasado recientemente.

Pues, nada, pasó lo que tenía que pasar. Terminé enamorándome de una persona comprometida, y él tomó su elección: escogió continuar con su relación -nada corta, por cierto- a estarse arriesgando con un chico nuevo que apenas recién conoce.

La decisión fue algo que ya me lo esperaba, aunque no por eso es fácil de sobrellevar. En tan solo un mes (bueno, en realidad fueron 3 semanas), llegué a querer en demasía a ese chico, y mientras leía sus palabras por msn, cuando me contó que había optado por su novio, yo no pude hacer más que derramar lágrimas de dolor que me desgarraron la superficie de mi corazón.

Le dije que comprendía su posición, y es que sería una locura dejar a su novio por mí, porque...

¿Cómo podría?

¿Cómo pude si quiera imaginar que eso ocurriría?

¿Cómo se me ocurrió pensar que un escenario como ese podría pasarme?

Yo, que al parecer en este momento de mi vida tengo negado el derecho de ser amado, de ser querido, de ser estrechado, besado, abrazado.

Me acosté en mi cama, y lo que menos hice fue dormir. En mi mente él seguía rondando. Su fantasma me perseguía y regresaba a mi mente en cualquier instante.

Y hoy, estoy en el trabajo y no me concentro. No quiero derrumbarme aquí, en frente de mis compañeros, porque harían muchas preguntas y no entenderían nada. Pero quiero gritar, llorar, salir corriendo. Cómo me gustaría desahogarme. Hablar con alguien. Sólo tengo que esperar hasta este sábado, llamo a alguno de mis pañitos de lágrimas, y me embriagaré hasta olvidar esta pena tan reciente.

¿Cómo podré continuar? Sólo el tiempo lo dirá. Él quiere que sigamos siendo amigos, y no me voy a negar. Sé que me costará mucho, pero me tragaré todos mis sentimientos para poder ofrecerle a él mi amistad. Si veo que no resisto, tendré que pedirle un tiempo para sanar la herida, pero mientras pueda, buscaré la manera de irla curando poco a poco mientras lo tenga cerca. ¿Será un error? Quizá sí, quizá no. Yo tan solo quiero seguir viviendo... esperando a que el universo decida darme un poquito de cariño.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Que difícil es...

Que difícil es escribir estas líneas, es complicado vivir esta situación. No sé cómo reaccionar, no sé que pensar, no sé cómo seguir adelante. ¿Qué pasa cuando quieres demasiado a una persona? ¿Cuando entregas todo por él/ella? ¿Qué sucede si esa persona te corresponde? Y si esa persona ya esta comprometida, ¿cómo reaccionar después? ¿Si esa persona esta confundida? ¿Si la/lo quieres tanto que no te gusta verla/o en esa situación? ¿Le darías el tiempo suficiente para que aclare sus sentimientos? ¿Cuánto tiempo le darías? ¿Serías capaz de esperarla/o hasta que tome una decisión? Si no sabes como puedes continuar sin ella/él, ¿cómo podrías soportar su elección, si tú no estás incluida/o en su proyecto de vida? O si esa persona quiere que tú sólo seas su amiga/o. ¿Serías capaz de complacerla/o? ¿Podrías tragarte todo tu orgullo, tus sentimientos más intensos, y ser tan sólo un amigo más de su vida, ya cuando tú misma/o habías imaginado una bonita historia entre ustedes dos?

No sé qué pensar, no sé como continuar. No quiero que esta historia termine, pero quiero saber que no soy más que “el otro”. Me da miedo que no vaya a elegirme. Que sólo quiera mi amistad. Porque sé que puedo ofrecerle eso, pero ¡cómo me encantaría ser algo más! Quiero estar con esa persona. Apoyar, cuidar, querer y amar a esa persona. Tener su compañía, su amistad, su comprensión, su abrazo, su calor.

También he llegado a considerar decirle para ser su amante. El segundón. El “otro”. No es el escenario más idóneo, pero es otra manera de conservar y estar a su lado, con esa ilusión de tener una relación seria. ¿Qué tal si no me importase estar ahí aunque tenga un novio oficial por otro lado? ¿Qué tal si soy capaz de olvidar mi propia felicidad, mis creencias en la monogamia, en el amor único y verdadero, y tan sólo disfrutar el momento y concentrarme en dar y recibir placer, cariño y amor? ¿Seré capaz de hacer eso? ¿Lo podrías hacer tú?

¿Estoy yo enamorado? Aún es muy temprano para decirlo, pero tan solo leer sus palabras por el msn me hacen sentir tan bien, con una tranquilidad tan poco usual en mí. Ver esas letras ordenadas con una forma tan común pero particular, interpretar sus ideas, pensamientos, vivencias, problemas, felicidades, tristezas, experiencias. Saber que me escuchan, que me comprenden, que me quieren, que me respetan, que les importa lo que yo diga y sienta, es algo invaluable.

Pero lo peor (o mejor) no es eso, sino darme cuenta que esa persona es prácticamente mi compañía espiritual. Somos tan parecidos. Pensamos igual, opinamos igual, nos han pasado muchas cosas igual, coincidimos en casi todo. Pareciera -aunque no quiero pecar en afirmar rotundamente esto- que hubiésemos nacidos tal para cual. O que mística o espiritualmente estuviésemos unidos, como si compartiéramos un vínculo intangible y mágico que nos haya juntado en este momento de nuestras vidas. Desde la primera vez en que nos vimos, se me quedó mirando y me preguntó si nos conocíamos de antes porque mi cara se le hacía muy conocida. Esa persona también me hizo sentir cosas que no comprendí en ese momento, pero yo las descarté pensando en que sería uno de mis tantos amores imposibles. Claro, tampoco es que somos cien por ciento iguales, tenemos nuestras diferencias, y nuestras discusiones son fenomenales ya que ambos sabemos defender nuestras posiciones y respetar las contrarias, ambos comprendemos que no siempre podemos ganar y que la otra persona también merece su respectivo crédito.

¡DIOSES!

Quisiera que todo fuera diferente, quisiera que esto no hubiera pasado. No, no quisiera eso, mejor prefiero decir que quisiera que ese “otro” no existiera, que solo estuviera yo en su vida, que me buscara solamente a mí, me necesitara a mí y sólo quisiera estar conmigo. Que ansiara mi compañía, mi atención, mis palabras, mis brazos, mis besos, mi pasión. Que nadie más opacara nuestra relación, ni su familia ni la mía, ni sus amistades ni las mías. Que seamos dos, y nada más que dos. Que podamos vivir nuestras vidas juntos, sin más problemas que los comunes de los cuales sabemos salir rápido. Sin más problemas que aquellos que nosotros mismos nos busquemos y nosotros mismos solucionemos. Sin más complicaciones de los que nos generen las malas lenguas y que sepamos hacer oídos sordos.

Por tan solo una vez más en la vida, quiero ser feliz… Junto a él.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Cuerpo Vs. Rostro

El viernes pasado estaba yo caminando a la salida de mi trabajo, y en esa misma vìa iba una mujer con un cuerpazo que yo me quedè :O Caminamos asì por un rato y yo veía que todo hombre que veía en dirección contraria volteaba la cara para verla. Yo pensé "Esa chama debe de tener el rostro mucho más lindo, o al menos una gran pechonalidad". Ya con la intriga, decido sobrepasarla para verle su rostro, pero cuando lo hice... destrucción total. La tipa no era fea, sólo que NO ERA LINDA. Estaba descuidada, tenía una nariz que parecía sacada de un disfraz de halloween, y su "parachoques frontal" era pequeño y estaba totalmente cubierto.

Ahora, mi pregunta es, ¿cómo es que hay gente que tiene un cuerpo tremendo, pero un rostro horrible? ¿O al revés? ¿Cómo puede alguien cuidarse tanto su rostro o su cuerpo, y descuidar lo demás? No lo sé, no me parece concebible. Para mí una persona linda debe ser linda en todos los aspectos de su vida. Al menos hablando fìsicamente.

Sí, lo sé, soy un superficial, un plástico, lo admito. Pero díganme: ¿a quién no le gusta la belleza? Algún debatidor quizá venga y me pregunte "¿qué es belleza para mí? porque lo que es bello para uno, puede que no sea bello para otro. Además que hay muchas clases de belleza, está la belleza física, mental, psicológica, espiritual." A esa persona yo le respondería que yo hablo meramente de la física, que aunque yo no sea plástico al 100% por esa clase de belleza, sí me llama la atención en al menos un 75%. Y es que si vieran las fotos de los chicos y las chicas que han sido mis novios, se darían cuenta que yo no me empato con misses o misters, todos ellos fueron mas o menos feitos (con alguna que otra excepción), pero básicamente estuve con ellos por lo bien que me sentía, por lo bien que me trataban, sin ningún tipo de inclinación superficial (todos eran muy bellos para mí). PEEEEERO, el gran "pero" en mi vida es que lo primero en que me fijo de una persona, ya sea en la calle o en internet, es en su fìsico. Apenas veo que tiene algo que a mí no me gusta y yo digo NEXT!!

Fíjense, yo tengo en mi mente un patrón bien definido de cómo debe ser un hombre y una mujer para que me atraigan al menos físicamente. En la mujer, ella debe ser de color de piel claro, aunque no necesariamente blanca, me gustan mucho las chicas de tez canela. Cabello negro o marrón oscuro, largo, de preferencia lizo. Debe ser más baja que yo (<1,75), con 1,65 está bien. Rostro lindo, facciones delicadas, proporcionadas (nada de nariz, labios u ojos muy grandes o muy chicos), con poco maquillaje. Delgada, con tren delantero estándar (no tan grandes ni pequeños) y trasero firme y bien definido (que los pantalones blancos se le vean... uff)

En los hombres, deben de ser de mi misma estatura o un poquito más altos. Su piel no oscura, pero no tiene que ser blanca pálida tampoco, un tono intermedio me basta. Cabello bien arreglado, corto o pelilargo, negro u oscuro. Delgado o peso normal, no tan obesos ni tan musculosos, de echo éstos sólo me dan morbo pero no me provoca estar con ellos. Rostro amable, atractivo, ojos claros y grandes, voz profunda. De preferencia bien afeitado o con una barbita delgada y sexy. Ah, y el trasero se le debe ver bien en jeanes y pantalones LOL.

Estos son mis patrones principales. Suelen ser flexibles dependiendo del caso. Recuerden también que sólo les estoy hablando del FÍSICO. No mencioné nada más. Hay muchas cosas que complementan mi imagen de la mujer y el hombre perfecto, como su personalidad, la confianza que me brindan, la forma en que me tratan... cosas en las que yo también me fijo (las otras facetas de la belleza) pero que no hice hincapié en este post. Aquí sólo quería plasmar lo que pienso de mi plasticidad por el físico.

¿Algún día lo superaré? No lo creo, pero como ya lo he dicho antes, eso no va a causarme problemas para conseguir pareja, ya que yo busco el paquete completo, no solo el envoltorio, pero no me evita que yo eche una que otra miradita por ahí, ¿verdad? LOL ^^
(el problema ya será cuando llegue a conseguir nuev@ novi@ y tenga que ser más prudente a la hora de "ejercitar mi vista" jajaja)

Nos vemos la próxima semana

=)


PD: Hoy no me pude decidir por una sola frase, así que aquí les dejo tres: xD

La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora.
José Ortega y Gasset

La Belleza es un privilegio, pero no de todos.
Anónimo

La belleza está en los ojos que la mira.
Anónimo

viernes, 7 de noviembre de 2008

Lo que rápido viene, rápido se va

Qué tanta verdad tiene el siguiente enunciado para ti: “Yo suelo enamorarme fácilmente, con una mirada, una sonrisa, o unas palabras bonitas ya caigo rendido a sus pies”.

a) Mucha verdad, yo siempre soy así.
b) Bastante verdad, suelo enamorarme un poco rápido, aunque no siempre.
c) Verdad a medias, me enamoro en algunos momentos de forma rápida y en otras muy lenta.
d) No tanta verdad, soy dur@ para enamorarme.
e) Completamente falso, yo jamás me he enamorado rápidamente.

La semana pasada estuve en una fiesta y de pronto se empezó a desarrollar una actividad terapéutica (por favor, no preguntéis), y todos por turnos empezábamos a decirnos los unos a los otros lo importante que éramos en este mundo y que estábamos orgullosos del otro por sus acciones positivas realizadas hasta este momento.

Éramos un grupo mixto, mujeres, hombres; ancianos, jóvenes; heteros, homos, bix... Sólo de esto último nadie sabía quién era qué, sencillamente no estábamos pendientes de eso, pero la actividad se realizó sin ningún inconveniente.

Lo interesante de esta “terapia” es que muy pocos nos conocíamos en realidad. Éramos un grupo totalmente de desconocidos mirándonos a los ojos y diciéndonos que éramos personas importantes y que nos sentíamos bien. No era hipocresía, sino una forma de reforzar la conciencia y el autoestima de cada uno de los participantes.

Pero el detalle, el origen de este post mismo, fue que en una de esas me tocó compartir palabras con un muchacho, de unos 22 o 23 años, que al mirarme a los ojos, y decirme esas palabras tan motivadoras, yo quedé flechado. El chico era como de 1.70 de estatura, caucásico, unos 80 Kg aproximadamente, cabello corto castaño claro, ojos marrones claros casi como el color miel, su voz profunda, grave, pero con una suavidad y una sutileza que no parecía coincidir con su registro; y una sonrisa, ¡dioses! una sonrisa que podía derretir el iceberg más helado. Estaba vestido con un suéter morado Indiani, y un jean azul claro, de esos que se usan ahora. Cuando él terminó de hablar, yo no sabía ni qué responder, mi mente había tenido un colapso en ese momento.

Lamentablemente, mi valentía se mermó en ese momento y al terminar la “actividad”, no pude acercarme a él para pedirle su teléfono, su msn o al menos su nombre. Al salir de ese lugar, me regresé a mi casa acompañado de una amiga que había ido conmigo, y le confesé lo que sentí por ese chamo. Ella me soltó una realidad que yo conocía pero que no me gustaba admitir: Que soy un tonto enamoradizo.

Me puse a pensar en eso, y me di cuenta que era verdad. Siempre suelo ilusionarme de la gente con facilidad. Tan sólo con un par de palabras bonitas, con una sonrisa encantadora y con una personalidad carismática (acompañados de un rostro atractivo LOL) pueden hacerme imaginar tantas cosas que en más de una ocasión me ha originado malos ratos, tal y como me pasó con mi amigo y con mi compañero de trabajo.

Y haciendo memoria, siempre me ha pasado lo mismo. En mi rutina diaria existen varias personas que me resultan muy atractivas y que me encantaría tener algo con ell@s; en mi pasado siempre han existido chicas y chicos de los cuales me he llegado, no a enamorar técnicamente, sino atraerme intensamente.

¿Será tan malo ser así de encaprichado? No lo sé. Lo que sí sé que es burda de complicado y fuerte recuperarse después de un rechazo, y los golpes que uno lleva al enamorarse de la persona equivocada son tan fuertes como los que da un badajo de campana de iglesia.

Lo único “bueno” (por decirlo así) es que tal y como viene un capricho, éste se va, y deja el espacio abierto para que otro tome su lugar y yo empiece a sufrir por una nueva persona, hasta que un buen día me entre un valor de yo no sé donde y le diga a mi capricho del momento que me gusta mucho, a ver que sucede, quizá sea lo más sano para mí, o quizá la embarre y pierda toda oportunidad con él o con ella.

En fin, ¿qué opinan ustedes? ¿Les ha pasado lo mismo o algo parecido? ¿O son fuertes para el amor y los caprichos tontos? ¿Quieren responder a la encuesta del principio?

Hasta la próxima semana =)

viernes, 31 de octubre de 2008

La Ley del Hielo: ¿arma eficaz, o débil defenza?

De esa forma inicio un nuevo post, con un debate acerca de la Ley del Hielo, también conocida como "ignorar o actuar como si no existiera una persona que te ha echo daño".

¿Ustedes la aplican? ¿La han recibido? ¿Qué sienten al hacerla o recibirla? ¿Han solucionado algo con ello? ¿Han vuelto a entablar una amistad con esa persona?

Todas estas dudas están rondando por mi mente en esta semana, y es porque, efectivamente, estoy teniendo una batalla de hielo con un compañero de trabajo... O mejor dicho, con alguien que en algún momento llegué a considerar más que un compañero de trabajo.

La historia completa iba a ser mi material para *SPOILER* mi 2da crónica *FIN SPOILER*, pero en este momento ya estoy más que convencido que no habrá nada entre él y yo.

****
Paréntesis:
La historia que les relaté la semana pasada fué algo que ocurrió y nació ese fin de semana, al momento y casi sin querer. Yo no esperaba que pasara eso con mi amigo ya que ya tenía a esta otra persona en mi mente.
Fin del paréntesis.
****

La cosa es que él es un chico que me gustaba pero yo estaba con mi novia en ese momento, cuando corté con ella por diversos motivos, me llegué a imaginar que él entraría en mi vida ya que él seguía interesado tanto como yo. Pero por diversos motivos, tanto personales (de él y míos) como de trabajo (conflictos de departamentos) no teníamos tiempo para vernos. Eso hizo que nuestra relación empezara a flaquear incluso antes de que hubiéramos tenido algo oficial.

Él se fue de viaje la semana pasada y regresó este lunes. Yo llegué a la oficina y me distraje un poco leyendo un documento, justo cuando él entra en nuestra oficina y se pone a hablar con mi compañera. Por supuesto que nadie sabe nada de mí allá, y la relación entre él y yo siempre fue profesional en el trabajo, pero en los pocos momentos de privacidad que encontrábamos lo aprovechábamos para saludarnos bien con una sonrisa en la cara (esa misma que te indica que hay algo más). Bueno, como yo estaba molesto porque él se perdió toda la semana y ni me pasó un solo mensajito, yo no iba a ser el inciador de la conversa. Sin embargo me voltié para verlo a los ojos, pero él salió de la oficina como alma que se lleva el diablo.

A los pocos minutos me mandó un mensaje: "Pensé que en lo nuestro había quedado una amistad, un respeto, pero ahora veo que no es así. Lo has perdido todo conmigo." (las palabras no eran exactas, borré el mensaje y no me acuerdo ahorita, pero era algo así mas o menos). Yo le dije con toda mi autoridad al respecto: "Perdona, pero si crees que yo te perdí, déjame decirte que TÚ ya me habías perdido antes con tu ausencia", y que yo no iba a jalarle para tener al menos su amistad.

Desde ese día ni él ni yo nos hablamos, cuando nos vemos en la oficina ni nos miramos a la cara, nuestros orgullos han sido tocados y ninguno ha demostrado que va a dar su brazo a torcer. Nadie ha notado el cambio en la oficina ya que no teníamos ese trato amistoso allá. Pero internamente me pregunto si él me echará de menos, o si pensará en mí. Yo día a día me he echo la idea de que nada volverá a ser igual, de que o él o yo nos iremos de la compañía en algún momento y que jamás volveremos a entrar en contacto otra vez.

He aquí una clara demostración de lo que es la Ley del Hielo. Se siente horrible recibirla, pero es un poco satisfactoria hacerla y saber que la otra persona nota el rechazo. ¿Rencoroso? Un poco. Pero cuando uno siente que tiene la razón, todo parece estar bien a tu alrededor...


Persigo una utopía pero esta se me aleja cada vez que me acerco, entonces ¿para que sirve una utopía? pues para eso, para caminar...
Anónimo

domingo, 26 de octubre de 2008

Hay que tener valor...

Hola, hace tiempo que no actualizo, pero por varias razones. La más importante es que tenía que esperar para bajarme los humos a mí mismo. Sí, estaba aspirando muy a lo alto pero caí estrepitosamente y me hizo daño la caída. ¿De qué estoy hablando? Pues de ustedes, mis lectores (si es que queda alguno).

Básicamente inicié este blog sólo para desahogarme, para poder contar mis historias que había escrito en algún diario y que no me atrevía a revelar a nadie. Pero el poder de los comentarios recibidos me absorvió y llegué a creer que mis historias eran agradables e interesantes para mucha gente -y posiblemente algunas sí llegaron a gustar-, pero llegó un momento en que no quise actualizar hasta obtener al menos tres comentarios en mis posts. Graso error.

Ahora he decidido volver a ser humilde, a utilizar mi blog para volverme a desahogar sin importar quien esté al otro lado de la pantalla, sin importar quién me lea y quién no. Tan sólo escribiré por mí y para mí, como originalmente empecé. Trataré de, semanalmente, contar las cosas que no puedo relatar en mi otro blog, el que tengo totalmente separado de este y que quizá en algún momento lo fusione con este... cuando esté preparado.

Mientras tanto, escribiré de lo que pasó la semana pasada, ya que había que tener valor para hacer lo que hice. Un amigo mío (que hasta entonces sólo había sido un amigo para mí, un compañero del grupo con el que nos la pasamos) y yo nos pusimos a hablar y a comentar de nuestras vidas personales. Él también es bi como yo, y no me extrañó oírlo hablar de su separación con su ex, ya que era algo que se veía a leguas, y cuando yo le conté referente a una conquista que tengo pero que no creo que llegue a nada, él se sinceró conmigo diciéndome que nuestras vidas se parecían mucho. En un momento de la conversación, yo le dije que no importara que él estuviera soltero, que se conseguiría a alguien en un abrir y cerrar de ojos, ya que él es un chico en el que muchos del grupo se han enamorado y les han gustado.

Aproveché un momento de silencio para decirle que en algún momento él también me llegó a gustar, y él algo sorprendido me dijo "En serio? Tú también me llegastes a gustar". Yo en mi mente lamenté muchas cosas, lamenté no haber estado claro con mis sentimientos anteriormente y me imaginé lo que hubiera pasado si en aquel entonces hubiera sido sincero con él y me le hubiera declarado. Quizá en este momento estuviéramos juntos, o quizá nuestra relación hubiera fracasado y ahora no fuéramos ni amigos.

Esa conversación tan profunda de ese día rondó por mi mente toda la noche y me hice una apuesta conmigo mismo de que cuando lo viera al día siguiente le recordaría esa conversa y le diría que lamentaba haber dicho la frase en tiempo pasado, y que aún me gustaba él.

¿Tendría el suficiente valor para hacerlo? ¿Saldrían esas palabras de mi boca? ¿Lograría ser yo el que diera el primer paso en esa posible relación? Si fuera así, ¿sería yo el culpable de dañar la relación para siempre por tan sólo decirle lo que sentía? ¿Y qué era lo que sentía? ¿Realmente me gustaba él, o sólo me gustaba que existiera una persona que me escuchara, que me entendiera y me comprendiera? ¿Qué era lo que sentía por él?

No pude dormir en la noche, así que al día siguiente estaba todo amanecido y con unas ojeras enormes. Me duché, desayuné rápido y salí de la casa. Todo el grupo de costumbre nos reunimos para echar broma por allí, pero no encontraba ninguna oportunidad de hablar con él en privado. Y si lo hiciera, ¿le diría lo que había preparado la noche anterior? Las horas pasaban, y ya estaba a punto de anochecer. Yo me tenía que regresar a mi casa así que empezaron las despedidas. Unos se quedarían comiendo en el Centro Comercial El Tolón, por las Mercedes, yo caminaría hasta el metro con dos amigos, y él tomaría un taxi para su casa.

En el camino para el Tolón, yo lo llamé y empecé a caminar lento para que los demás nos sobrepasaran y tuviéramos algo de privacidad. Mi corazón empezó a latir con fuerza, mi mente dió vueltas como loco y no supe si podría hacerlo. Mi lengua posiblemente se enrredaría también. Pero a pesar de tantos malos augurios, pude soltar lo que mi corazón quería decir, lo que mi mente había creado la noche anterior. Se lo dije así mismo:

Yo: ¿Recuerdas ayer cuando estábamos hablando?

Él: Sí...

Yo: ¿De cuando te dije que tú me llegaste a gustar?

Él: Ajá...

Yo: Pues, hoy lamento habertelo dicho en pasado...

Él: Ah? Qué quieres decir? Es que estoy un poco lento.

Yo: Dije que lamento mucho haberlo dicho en TIEMPO pasado.

Él: (silencio)... Estás diciendo lo que yo creo que estás diciendo?

Yo: (asentí con la cabeza sin poder decir palabra)

En ese momento él puso una cara de sorpresa total, son una semi sonrisa que aún hoy en día me estoy preguntando qué significará. ¿Será que le gustó la noticia? ¿Habrá estado esperando que yo diera el primer paso? ¿O no será nada y yo me estoy imaginando cosas donde no las hay?

En fin, cuando nos despedimos, nos abrazamos y él me dijo en el oído "Tranquilo, que yo no voy a cambiar por eso que me dijste". Aún no nos hemos podido ver desde entonces, y cuando lo haga volveré a buscar en lo más profundo de mi ser ese valor que está arraigada en mí pero que me es difícil de usar.

El valor es algo innato, todos los tenemos pero pocos los usamos, yo digo que hay momento para todo, y hay momentos en el que hay que tener mucho valor. Espero que algo bueno salga de este evento, si es sólo el sincerarme con él y seguir siendo amigos, o si llegamos a ser algo más que eso.


Valiente es aquel que tiene miedo pero que enfrenta y supera sus miedos.
Aquel que no le teme a nada es un irresponsable.

Anónimo

martes, 30 de septiembre de 2008

Crónicas de un bi (Epílogo: Lonely again... solo de nuevo)

Ya han pasado unas semanas y mi corazón sigue con la herida abierta... Poco a poco he logrado recordar lo que significa estar solo otra vez.

Justamente a la semana de nuestra separación nos vimos de nuevo. Hablamos por horas de cosas triviales. También leyó este diario, y hasta dejó un mensaje; mensaje que volvía a decir lo mismo que ha dicho siempre:

5:50 pm 09/03/07
Sentado junto a él, me siento más seguro, más libre...
Sin presiones... ¿lo odio? No... ¿lo quiero? Sí...
Es súper especial en mi vida, solamente (no quiero volver a lo mismo) fue muy rápido...
Lento... cada vez más lento...

“Se delicado y espera, dame tiempo para darte... todo lo que tengo...”
Julieta Venegas “Lento”

Te quiero mucho!
No lo olvides!
Disfruto mucho estar contigo...

Besos!
Totales!

He pasado noches enteras sin dormir, llorando en mi cama, recordando... Cada cosa me recuerda algo de él, desde la música más tranquila, hasta algunos regguetons. De echo, la canción que me persigue en este momento es la de Franco De Vita “Tengo”:

“Tengo un corazón que se le olvidó, que ya no queda nada entre tú y yo. Tengo que seguir, contigo o sin ti, si en tu vida ya no hay sitio para mí”

Cuando lo vi aquel día, lo noté cambiado, mejorado quizás, con un corte de cabello nuevo y una bonita camisa que le lucía muy bien... A mi mente llegaron tantas escenas, tantos momentos que vivimos y dejamos de vivir. Ya nunca más sentiría el sabor de sus labios, más nunca sentiría su abrazo fuerte junto a mí, nunca más tomaría su mano y la apretaría, nunca más...

Tengo que aprender a vivir sin él, recordar que él quiere salvar una amistad, más nada. Aprender a verlo como un amigo, y sólo eso. Yo tengo que volver a acostumbrarme a estar solo, solo de nuevo. Tal y como dijo Arjona en su disco:

“La soledad es un beso que se desperdicia en la almohada, es ver la sombra y la silueta de alguien que ya no está”

“La soledad es entender por fin, que no hay mejor compañía que la soledad”

De ahora en adelante seré yo, y sólo yo... Me preocuparé por mí mismo, cortaré mi cabello, buscaré trabajo, cumpliré mis responsabilidades, y aprenderé a perdonarme a mí mismo por haber incumplido mi palabra. Aprenderé a no sufrir tanto cuando pase por la Plaza Altamira y por el banco donde nos confesamos; cuando esté por el Recreo y recuerde las visitas a la Fraga y a 2 Barras; cuando esté en la UCV y pase por Tierra de Nadie y por la Facultad de Ciencias.

¿Solo? Aún tengo a mis amigos, aunque a veces me cueste contactar con ellos; aún tengo a mi familia, aunque no puedo contar con ellos para desahogarme... Aún me tengo a mí, y eso es lo más importante... Mi corazón se curará con el tiempo, siempre lo hace... Y mi soledad y yo estaremos juntos un tiempo, apoyándonos mutuamente.

“Maldita esas ganas de volver a verte si ya te he perdido. Maldita suerte de quererte aunque se caiga el mundo, vivir por ti, morir cada segundo. Maldita la hora en que nos prometimos alcanzar el cielo... y el cielo se desplomó”.

Víctor Manuelle y Sin Bandera
“Maldita Suerte”

sábado, 27 de septiembre de 2008

Crónicas de un bi (15, el final de una historia... ¿y el comienzo de algo más?)

Quizá fue a causa de lo de Revo, o quizá son cosas mías, pero a partir de ese fin de semana, todo se volvió más delicado. El lunes y martes fueron de Carnaval y no salí de mi casa. Él, como cosa rara, se quedaba sin saldo eventualmente, y cuando tenía no hablábamos mucho. En una ocasión nos citamos para ir al mismo sitio donde él le confesó su nota a Mildred (cuando me presentó como su novio), para discutir acerca de nuestra relación.

Yo ordené una cerveza, él un té con leche; cuando nos lo llevaron, empezamos a hablar. Me dijo que no se sentía cómodo con la relación, que en ese mes y algunos días que llevábamos no creía que me conocía lo suficiente, que nos empatamos muy rápido, y que no pasamos por los escalones necesarios para que una relación sea sólida. Dijo que en ese momento nuestra relación estaba en un “CAUTION”, “DANGER” y “WARNING”. Yo, por mi parte, le dije que lamentaba que él se sintiera así, que yo no sentía lo mismo, y que aunque nuestras personalidades sean tan distintas nos compenetrábamos bien, que es cierto que conocernos lleva tiempo, pero que yo creía que tenía una buena impresión de lo que era él. Estuvimos hablando por un buen rato y concluimos que, aunque no hubiéramos cortado, que tendríamos cuidado porque andábamos en la cuerda floja.

Pasado un tiempo, llegó Daniel junto con un chamo nuevo (otro Leonardo), nos tomamos otras cervezas y volvimos a la facultad, donde a los pocos minutos llegó Carmen y otro chico más amigo de Daniel, llamado Miguel. Nos quedamos conversando por un rato, sentados en uno de los pasillos, hasta que cada uno se tenía que ir. A Carmen la fue a buscar su novia Jasmine, Joaco se fue con ellos porque iban a ir al cine los tres, y David se les unió porque iba a aprovechar la cola del carro de Jasmine para que lo llevaran al Sambil; Miguel se despidió pero se quedó cerca de esa zona, y yo me fui en el metro con Leonardo. En la noche recibí un mensaje de Joaquín que me dijo que al final no fueron al cine, sino a comer sushi, y que Daniel se quedó con ellos [ >:-( ] Minutos antes irnos, yo le había pedido a Joaco que nos metiéramos en uno de los salones vacíos para al menos besarnos, ya me urgía tener sus labios en los míos, pero al final no nos fuimos a ningún lado, sino que ahí mismo, en el pasillo, en frente de todos (bueno, no había nadie a esa hora), me dio beso corto.

En los días siguientes, yo fui el que no tenía saldo y la comunicación fue nula, hasta que por fin llegó el fin de mes y le metí tarjeta a mi celular. Rápidamente concreté una reunión con él y una de mis mejores amigas: si él quería conocerme, ¿qué mejor forma que esa para hacerlo? Los dos aceptaron reunirse al día siguiente sin problemas, primero me iba a ver con mi amiga y juntos nos iríamos a ver con él.

El encuentro con mi amiga fue muy gratificante, me comentó cosas delicadas de ella y yo le conté de los problemas que tenía con Joaquín. Me dio todo su apoyo y me dijo que podía contar con ella para lo que sea. Al rato él me llamó, dijo que ya estaba en el sitio donde nos íbamos a reunir, yo le dije que ya íbamos en camino. Era cierto, pero caminamos lentamente a propósito para que él viera lo incómodo que es esperar a otra persona. Cuando llegamos a Plaza Altamira, él estaba en el mismo banquito donde nos confesamos todo la primera vez, prácticamente cuando nos empatamos. Ahí nos quedamos un rato, ellos hablaron bastante entre sí, y a los minutos él sugirió que fuésemos para Cool Café. Mi amiga nunca había ido a ningún sitio de ambiente, así que me pareció buena idea de que el primero que conociera, sea uno de los mejores.

Entramos y nos sentamos en una de las mesas, según Joaquín, Daniel iba a ir con unos amigos (sí, otra vez él =S ). Ordenamos unos tragos y algo para comer, y seguimos con las conversaciones. Los temas eran interesantes hasta que Daniel y compañía llegaron, el primero era Miguel el de la UCV, y el otro no lo conocía, pero por lo visto sí lo conocían bien en Cool, porque saludó a más de una persona allá dentro. Después de un buen rato es que llegaron los tequeños; bebimos, comimos y hablamos durante un tiempo más, pero Joaco estaba nuy apartado, muy equis, de echo ni siquiera nos sentamos juntos en la mesa. Ya a las 8pm pagamos la cuenta y nos fuimos, no sin antes oír cantar a Joaquín, Daniel y el otro chamo que no recuerdo como se llama en el Karaoke de esa noche. Al final, Joaco y mi amiga se fueron en el mismo vagón del metro hablando de quién sabe qué, y yo me fui solo en la otra dirección puesto que los otros se quedaron en el local.

El miércoles hablé poco con Joaquín, le pregunté por mi amiga y me dijo que le cayó súper bien. También me dijo lo único que una persona no quiere oír o leer en un mensaje de texto: Tenemos que hablar de lo nuestro. Acordamos vernos al día siguiente para conversarlo, y yo en mi mente ya tejía los pensamientos de adónde iba a parar todo esto.

Ese fatídico jueves 1º de marzo llegué a las 12:20pm, y me lo encontré con Carmen que había reprobado una materia y ahora tenía que repararla. Nos quedamos ahí en Ciencias un momento y luego nos fuimos a la escuela de Mate para ver las notas definitivas de Joaco. Al poco tiempo le pregunté por lo bajo que a qué hora íbamos a hablar, y él me dijo que más tarde. Al salir de esa escuela y ver que Joaquín aprobó sin problemas sus parciales, nos fuimos a comer comida china y por casualidad de la vida ¿coincidencias? al final nos quedamos solos él y yo, toda una tarde para hablar.

Nos fuimos para Tierra de Nadie, a un sitio en la universidad donde nunca había ido, no tan escondido pero cómodo, sin muchos bichos, en un suelito de cemento y una vista muy bonita del resto de Tierra de Nadie. Nos sentamos, reposamos la comida, y nos acostamos uno al lado del otro mirando al cielo, y empezamos a hablar. Como yo sabía por donde venía todo, y como a él se le dificultaba comenzar, yo le dije: No te sientes cómodo, ¿verdad? Y quieres dejar esto hasta aquí. Su respuesta no se hizo esperar: . Dijo que no éramos compatibles, que quería conocerme más, pero como pareja ya no funcionábamos, que aún me quería mucho y no quería perder mi amistad. En ese momento, un par de lágrimas bajaron por mis mejillas. Realmente no pensaba que lo nuestro fuese a durar mucho, pero esperaba que durase más que un solo mes. Hablamos mucho ese día, y aunque mi corazón estuviera roto, sentía que no quería que esa conversa acabara. Por un momento recordé el primer día en Altamira, donde también sentí lo mismo, y no quería que terminara la charla.

Él se sintió un poco mal cuando me vio llorar, pero le dije que se quedara tranquilo, que yo era muy sensible, nada más. Él me besó por última vez, y a mí no me importó dónde estábamos, ni quien nos viera. No me importó que hayamos estado en un sitio tan transitado, ni que podía verme alguien que me conociera. No me importó nada de eso... Sin embargo, yo no le respondí el beso. Sólo me quedé ahí sentado y con las lágrimas cayendo de mis ojos, aún intentando asimilar lo que estaba pasando, aún acostumbrándome a la idea de que esa otra persona que estaba al frente de mí ya no fuera mi novio, ya nunca más lo sería. Que podríamos vernos en cualquier momento, pero yo no podría decir que él fuera algo mío. Me dijo para irnos a otro sitio a tomarnos algo, pero yo me negué, prefería estar ahí, en ese mismo lugar, con los mismos árboles cerca, la misma hermosa vista, viéndolo a él tan cerca, pero estando más lejos que nunca. Sabía que todo iba a cambiar, que todo iba a ser diferente. Sólo tenía que decidir cuál de los dos caminos tomar: el del olvido y el resentimiento, crearme la ilusión de que él nunca existió, no hablarle más, alejarme por completo de su vida para que no afecte la mía; o la opción del resignamiento, olvidar los problemas que tuvimos y empezar desde cero, una relación de amistad únicamente. Yo, como no puedo negarme a una amistad, le abrí esa puerta, aunque ya yo sabía lo difícil que sería al principio.

Eventualmente se hizo tarde, ya las cartas estaban echadas, ya no había nada más que decir. La relación había tenido su nacimiento, su vida y su fin... Este era su fin, su muerte... Ya no habría nunca más un “nosotros”. Sólo quedan los recuerdos que intentaré conservar toda mi vida, como la primera relación con una persona de mi propio sexo al cual puedo decir que llegué a amar. Tal y como un mensaje que él me mandó en la noche, mientras esperaba el autobús a mi casa: “Este no fue un final... Fue un nuevo comienzo... Recuérdalo, quiero que lo recuerdes y que lo tengas presente”; y otros que me dejaron un gran signo de interrogación en mi mente: “¿Sabes algo? Hoy de verdad que disfruté mucho estar contigo... Tenía tiempo que no lo disfrutaba tanto...” y “No creas que esto que pasó hoy quiere decir que no te quiero más... De verdad que te quiero bastante pero de verdad que esta decisión fue la más sana...” y cuando traté de aclarar que sólo pudo ser sano para él, ya que yo estaba destrozado, me respondió: “¡Tonto! Esto hará que nos conozcamos mejor... Te lo aseguro. Darle tiempo al tiempo, querido Assail! Sonríe, que nos espera algo mejor, lo presiento...”.

Bueno, esa fue la historia de una relación. ¿El comienzo de otra o de algo mejor? Solo el tiempo lo dirá... Por ahora solo debo sanar mis heridas, madurar, descansar, poner mis cosas en orden, y luego seguir adelante. Con la frente en alto. Debo acostumbrarme a ser yo, y solo yo, y acostumbrarme a que todo lo que me cause dolor en este momento me hará más fuerte, y podré seguir adelante, solo, como siempre lo he estado...

Assail Linus
Sábado, 3 de marzo de 2007

sábado, 20 de septiembre de 2008

Crónicas de un bi (14, el GRAN fin de semana, parte 2)

Lo primero que me sorprendió bastante (aunque, claro, a Carmen, a Jasmine y a Joaco le sorprendió mucho más), fue que el tío gay de Carmen estaba en la discoteca, ¡y hasta la saludó a ella! El tío no sabía nada de la nota de Carmen, y ella tampoco se lo iba a decir en ese momento, Joaco llegó corriendo a mí y sólo me dijo: “Bésame rápido”, para que el tío se diera cuenta que el gay era Joaco y no Carmen. Ella y su novia se fueron tan rápido como pudieron para evitar más problemas, y nosotros nos quedamos perreando mucho a Joaquín para que al tío (que sólo sabía que Joaco era amigo de Carmen) no se le olvidara nunca que fue él quien la llevó a ella para ese lugar, y que el único homosexual era él y no su inocente sobrina.

Lo otro fueron las visitas a los Cuartos Oscuros, lugares preferidos por unos y odiados por otros. La primera vez que entramos fue algo muy nulo, habían dos salas para hombres y una para mujeres. En la primera que entramos, estaba totalmente vacía, Daniel, Joaquín y yo nos miramos las caras y nos fuimos a la segunda para hombres, que también estaba vacía por completo. Daniel dijo que era porque aún era muy temprano, que más tarde es que se llenaban. Así que salimos a esperar un tiempo.

La segunda vez fue algo más interesante. Entramos de una vez en la segunda habitación, que era el más grande, y vimos más personas adentro, aunque unos cuantos sólo se estaban besando y otras sólo curioseando. Nos fuimos los tres a una esquina y Joaquín nos dijo que nos metiéramos mano entre nosotros, yo a Daniel, Daniel a mí, y nosotros dos a él por ser su cumpleaños. Yo aproveché para acapararlo, besarlo mucho y meterle mano a él, pero no a Daniel, y éste afortunadamente no se estaba aprovechando de la situación, sólo estaba ahí cerca para disimular. De pronto entró un tipo y empezó a mirarnos mucho, y poco a poco se empezó a acercar, y a acercar, y yo le susurraba a mi novio que eso ya no me estaba agradando. Cuál sería mi sorpresa cuando el tipo poco a poco extiende su mano ¡y la dirige al miembro de Joaquín! Eso me incomodó mucho más y se lo dije a Joaco, y éste me dijo “Bueno, está bien, salgamos de aquí”. Cuando me doy vuelta para empezar el camino hacia la salida de la habitación, me doy cuenta que habían otros tres tipos detrás de mí con las mismas intenciones del primero. Salimos rápidamente, Joaquín con una sonrisa en la cara ya que le había gustado mucho el morbo, David más relajado ya que él sí sabía que eso podía pasar, y yo con una expresión de tranquilidad una vez que estuvimos afuera, aunque todavía algo incómodo. Entramos en el otro cuarto y como no había nada interesante, sino unas parejas besándose, salimos y nos sentamos en unas mesas a esperar la tercera visita a esos salones.

A la tercera vez, fue mucho más interesante que las veces anteriores. Entramos en el cuarto grande sólo para ver qué había por ahí. Vimos mucha más gente reunida, y es que la verdadera acción ya había comenzado. Había varias personas haciéndoles orales a otros. Nos entretuvimos un buen rato en el fondo de la sala donde había una pareja en plena faena, hasta que al cabo de un rato otros tipos que también observaban se nos acercaron a nosotros tres y nosotros los rechazábamos con un simple “No, gracias”. A los pocos minutos, decidimos ver si el otro cuarto estaba más vacío -porque este estaba a rebosar-, y de salida pudimos ver con más claridad, sin tantas personas que nos obstaculizaran la vista, a un tipo mamándole el guevo al otro, y pudimos detallarlo a toda plenitud.

Al entrar en el otro cuarto, vimos que la cosa no estaba tan diferente, sí había menos personas, pero la acción también había comenzado. Nos pusimos al lado de dos personas que estaban “ocupados” y como el morbo fue tan grande para Joaco, me preguntó si se lo podía mamar ahí mismo. Yo le dije que no quería, que no me gustaba hacer eso en frente de desconocidos, que eso es un acto tan íntimo que no me agradaba la idea, pero le dije, que si él quería podía masturbarlo, ¡total! Como él era el exhibicionista, yo no tenía en hacer eso. Accedió un poco decepcionado, y le dije que se lo sacara, pero él me dijo que lo hiciera yo mismo. Acepté y le desabroché el cinturón, el pantalón y le saqué su majestuosidad del bóxer. Yo estaba muy cerquita de él, para que no se notara mucho lo que hacíamos, pero Joaquín me dijo que la cosa era que lo vieran, así que alejé un poco mi cuerpo y le empecé a hacerle la paja. Lo besaba, lo tocaba, le metía mi otra mano dentro de su camisa y le acariciaba el pecho y las tetillas, subí a su cabello y luego la bajé poco a poco hasta llegar a sus testículos. Él me insistía que le gustaría que yo me lo metiera en la boca, y yo me volvía a negar.

Al cabo de un rato, la acción de esa sala bajó mucho y decidimos regresar al primer salón. Él se guardó su miembro y se medio acomodó su ropa. Salimos volvimos a entrar en la sala grande, el cual seguía repleta de gente, aunque ya no tanto como antes. Nos colocamos en una esquina y yo seguí masturbando a mi novio. Yo ya para ese momento había estado considerando la opción de complacer sus peticiones, después de todo, estábamos celebrando su cumpleaños y yo aún le debía un buen regalo. Pero puse mis propias condiciones, se lo iba a hacer pero tenía que quedar bien claro que sólo lo hacía para complacerlo, y que yo aun no estaba al 100% contento con esa opción, y que no iba a durar mucho tiempo, porque realmente no me apetecía hacerlo, y que él se tenía que dar la vuelta, o sea, que yo iba a estar de espaldas a la pared y él dándole la espalda a todos, para que solo me viera a mí y a nadie más que a mí. Una vez establecidas las reglas del juego, y de que ambas partes accedimos, ya no me quedaba más de otra que cumplir con mi palabra.

Un “Ooookey” de parte de Daniel cuando yo me agaché fue lo único que se oyó y dio por sentado que la cosa iba en serio. Con mucha naturalidad, y recordando la otra ocasión en la facultad, pasé mi lengua por la superficie de su glande, le acaricié toda su cabeza con mi lengua, y recordando lo sensible que era a mis dientes, procuré tomar todas las medidas necesarias para que esta vez sólo sintiera placer, y me introduje su miembro en mi boca. Le hice un oral sencillo, yo aún me sentía un poco incómodo, así que no me lo metí hasta el fondo, no me atraganté con él. Cuando vi que la cosa le estaba gustando mucho, decidí detenerme para que se quedara picado, después de todo yo aún estaba molesto por lo de la tarde. Él tampoco dijo mucho cuando terminé de hacer mi trabajo, sólo que él había pensado que yo me lo metería hasta el final. Al cabo de unos minutos, salimos los tres, nos tomamos unas cervezas más, y seguimos bailando hasta que se hicieron las 5:30am, cuando nos fuimos de la disco.

Yo no lo sabía, pero ese iba a ser nuestro último encuentro sexual en un sitio de ambiente; si lo hubiera sospechado, quizá lo hubiera echo acabar por completo, y lo hubiera dejado que me lo hiciera a mí... Pero este mundo está lleno de decisiones, y yo tomé la mía en ese momento; él también tomaría la suya, y no me iba a agradar, pero eso lo leerán en el próximo capítulo. ¡Hasta entonces!

sábado, 13 de septiembre de 2008

Crónicas de un bi (13, el GRAN fin de semana, parte 1)

No es de importancia que les relate cómo me preparé en la mañana en mi casa, ni cómo pude llevar un bolso con varias mudas de ropa, colonia, gel para el cabello y un par de zapatos extras; tampoco quieren saber cómo me fue en la reunión con mis amigos straights del pasado, ni que ese día nos pusimos a jugar fútbol y yo terminé totalmente sudado y agotado; pero lo que sí necesitan saber fue lo que pasó al salir del Parque del Este, cuando me fui al Sambil a comer y esperar a que anochezca para poder ir a la Disco.

Ese día le pasé varios mensajes a Joaco, pero él no me contestaba, le había estado escribiendo desde el día anterior y nada que me respondía. Supuse que se le había acabado el saldo. Le escribí a Daniel y él fue quien me dijo que me fuera al Sambil, que él también iba a ir a Revo por el cumple de Joaquín, y que del Centro Comercial nos iríamos a los Cortijos en la noche.

Yo llegué puntual (como se nota que siempre soy así), y le escribí a mi amigo. Él me dijo que me fuera a la feria de comidas y lo esperara. Eso hice y apenas llegué me di cuenta de lo hambriento que estaba. También me di cuenta de lo lleno que estaba ese lugar, así que cuando conseguí una mesa vacía, sólo me puse a mandarle mensajes como loco a Daniel para que se apresurara, pero él estaba un poco ocupado haciéndose un yo-no-se-qué en la pollina. El resto de los comensales me veían ahí, solo, ocupando una mesa y tres sillas (dos para nosotros dos y una para mi bolso LOL) y yo estaba demasiado incómodo por eso, por no mencionar el hambre que cada momento era mayor. Tuve que esperar casi una hora hasta que por fin se le ocurrió a este chamo subir y llegar a donde estaba yo. En cuanto lo hizo, casi volé hasta el McDonald’s, que era el que tenía más cerca, para comprarme un McCombo.

Luego de satisfecha mi hambre, y de hablar con Daniel un ratico, salimos de la feria y bajamos al Nivel Autopista, donde una amiga de él trabajaba. Mientras él conversaba con ella, yo busqué un baño para asearme, cambiarme y arreglarme (que malo es vivir lejos de la capital, y no tener sitio donde bañarme cerca :S ) para ir a la Disco, pero hasta ese simple hecho me fue difícil. Caminé y caminé, y entré como a cinco baños distintos, y en todos los cubículos estaban llenos, y es lógico que no me iba a cambiar ahí mismo en frente de todos. Al final entré a un aseo donde afortunadamente el último cubículo, que aparte era el más grande, estaba vacío, así que no lo pensé dos veces y me encerré en él. Me cambié la camisa, los zapatos, ordené mi bolso para que todo volviera a estar en su sitio, saqué y puse en un lugar accesible mi cédula, el dinero... en fin, logré arreglarlo todo. Luego salí y me dirigí a los lavamanos, me cepillé los dientes, me peiné, me puse gelatina en el cabello y me eché colonia, y en cuanto estuve listo salí del baño en mucho mejor estado a como entré.

Volví al quiosco donde trabajaba la amiga de Daniel, hablé con ella un rato y pude percatarme que esa mujer estaba muuuy buena. Luego me enteré gracias a Daniel que Joaquín finalmente le había metido saldo a su teléfono, ya que le había mandado unos cuantos mensajes a él. ¿A él? ¿Y por qué no a mí? Eso me arrechó mucho, yo le había escrito desde el día anterior, yo era su novio, yo debí ser la primera persona con quien contactara apenas le metiera saldo a su celular, pero no lo hizo. No en ese momento, al menos. Pasaron unas horas, eran cerca de las nueve cuando me escribió: “Assail, nos vemos a las 10 en la cola de Revo”. Más nada, ni preguntó cómo estaba, ni dónde estaba, ni siquiera con quién me encontraba. Le escribí de vuelta algo chocante: “Ah! ¿Recordaste que tenías novio?” y otras cosas más que ahora no recuerdo. Él respondió con un simple: “Debo suponer que estás molesto”. No le escribí más.

Cuando el centro comercial ya estaba cerrando, Daniel y yo nos fuimos finalmente. Tomamos el Metro cuando el reloj marcaba las 10 en punto, y a los veinte minutos ya estábamos en nuestro destino, cuando nos topamos con nuestras peores pesadillas.

Una fiesta de “tukis” (a.k.a. malandros, chabacanos, chaborros, tierrúos... ¿continúo?) se estaba dando lugar justo a unos metros de la entrada de la calle que baja directamente a la discoteca, y era una GRAN fiesta. Un grupo increíblemente grande de tukis estaban por doquier, y es bien sabido que la mayoría de esos malandritos odian a muerte a las personas de ambiente. Fue por eso que Daniel y yo acordamos que nunca íbamos a bajar a la disco por esa calle, era técnicamente imposible, así que hicimos lo más lógico para un caso así: pedir ayuda. Gracias a Dios, Joaquín le había dicho a Daniel (porque a mí nunca me lo dijo) que él se iba a ir a Revo en el carro de Jasmine, la novia de Carmen. Nos pusimos de acuerdo y ellos nos fueron a buscar al sitio donde los estábamos esperando. Tardaron un poquito en llegar, pero al final lo hicieron y juntos nos fuimos a la Disco, Llegamos, aparcamos el coche y nos pusimos a hacer la cola que ya estaba formada. Hablamos un poco, Joaquín estaba levemente ausente y molesto porque le había pasado mensaje a un montón de personas para que fueran a celebrar su cumpleaños ese día y sólo estábamos nosotros. Las puertas de Revolutions tardaron más tiempo de lo usual en abrir, como a las 11:30pm aproximadamente lo hicieron, hasta que finalmente pudimos entrar.

Lo siguiente que debo relatar es tan difícil que no sé cómo hacerlo, porque hubo tantas cosas que no recuerdo el orden exacto de los acontecimientos: lo del tío de Carmen, las tres visitas a los cuartos oscuros, la negación de Joaco de que lo besara en frente de Daniel, la “perreada” que le hicimos a mi novio cuando él estaba sentado, las músicas malas del hueco tipo Fraga, la no tan mala de la Sala Latina, los Stripers, los momentos en la mesa, la entrada que fue libre pero los tragos eran carísimos... Aunque realmente la guinda del pastel fueron en encuentro del tío de Carmen y las visitas a los cuartos oscuros... Pero esos detalles lo leerán en el próximo capítulo. LOL

sábado, 6 de septiembre de 2008

Crónicas de un bi (12, de parciales, San Valentín y cumpleaños)

Una nueva semana trascurría y un nuevo paso avanzábamos en nuestra relación de pareja, aunque para mí un poco más lento de lo que esperaba. Semana a semana ocurría algo nuevo, algo realmente significante, y la tercera semana no iba a pasar de largo.

El día miércoles cayó casualmente el día de San Valentín; Joaquín iba a presentar su tercer parcial de Mate, un parcial definitivo, así que los días previos estaba muy ocupado para que nos viéramos, sin embargo arregló un poco su agenda para que el martes nos viéramos así sea un rato.

Yo fui y lo acompañé mientras él entraba a clases. Supuestamente ese día nos íbamos a ver desde temprano pero se retrasó y llegó a la 1:20pm (cuando yo legué a las 11:45am ¬¬) Nos sentamos juntos al final del salón, y para no molestar a la clase nos comunicábamos con una hoja de papel donde “chateábamos”. Hablábamos de algunas cosas muy triviales, hasta que de repente se me ocurrió decirle que si el salón no hubiera estado lleno, me provocaba enormemente darle un beso ahí mismo. Él me dijo: “Voltéate” y así lo hice, y nos dimos un beso pequeñito, de piquito y de media boca, pero fue suficiente para satisfacer nuestro descaro. Yo creo que el profesor pudo darse cuenta de por dónde venía la cosa, aunque no puedo afirmarlo. Cuando finalizó la clase, nos fuimos a otro salón Joaquín, Mildred, Carmen y yo, para que ellos siguieran estudiando para el parcial.

Joaquín demostró que no era tan malo como profesor, aunque en ocasiones él mismo se confundía con sus propias explicaciones. Más tarde, él dejó a las chicas con un problema matemático mientras él y yo nos íbamos al final del salón, por la primera columna de pupitres, para estar un poco con nosotros mismos.

Ahí sentados en el piso, en ese rinconcito, nos besamos intensamente, nos acariciamos, nos tocamos y, con mucha osadía, nos sacamos nuestros penes y los probamos por primera vez. Él primero se acercó al mío, le pasó la lengua por el glande y lo besó. Introdujo su pene en mi boca y levemente empezó a succionar. No trabajó por mucho tiempo porque, según él, mi miembro hedía mucho. Luego llegó mi turno de hacerlo, iba a ser la primera vez en mi vida que tuviera un pene en mi boca. Me le acerqué, le rocé con la puntita de mi lengua y sus líquidos preseminales empezaron a salir. Le daba vueltas a mi lengua por todo su glande y luego me lo introduje todo en mi boca. Al principio, se quejó porque su pene era muy sensible y mis dientes le lastimaron un poquitín, pero acomodé su miembro, acomodé mi lengua, y logré una mejor posición para la acción. Con mi lengua le estimulaba la cabeza del miembro mientras hacía el movimiento de succión. No lo hacía rápido, me tomaba mi tiempo para darle más placer, me lo sacaba y miraba a Joaquín a los ojos, besaba toda la longitud de su miembro y él me dio unas “pene-chetadas” (como cachetadas con el pene LOL) No voy a decir que me desagradó, pero sí que el único pene que tendré en mi boca será el suyo. No me gusta ser el pasivo de la relación. Él tendrá que dar algo a cambio LOL. (Transcribiendo esta información puedo decir que ya no pienso lo mismo acerca de estas frases finales. Primero, he comprendido que el pasivo en una relación no es el que le mama el guevo al otro, cosa que no tenía muy claro cuando escribí esa anotación en el diario; y Segundo, ya no creo que su pene sea el único que vaya a tener en mi boca, es lógico que quiera dar rienda suelta a mi sexualidad, y no me voy a estancar en una sola relación homosexual. (Nota de Trascripción))

Ese momento entre mi novio y yo fue muy especial, el único problema fue cuando escuchamos una voz que no debía estar ahí. Cuando nos dimos cuenta, un pana de Joaquín estaba en el salón hablando con Mildred y Carmen. Por supuesto que nos descubrió, y no fue solo que Joaquín haya sido gay o que se estaba dando besos con otro chico, sino que otro hombre se lo estaba mamando a él... Al poco (¿poco?) tiempo, ese chamo se fue y nosotros abandonamos la pose en que estábamos (nos habíamos quedado como estatuas, queriendo fusionarnos con el piso, para que el tipo no se diera cuenta que estábamos ahí, aunque ya estábamos concientes que él lo había hecho) y nos levantamos, entre asustados y preocupados (Joaquín estaba en un mar de nervios increíble). Ese día terminó, mi novio resignado de que su amigo se enteró de todo.

Al día siguiente, el tan esperado San Valentín, me fui a la Central a la misma hora de siempre. Cuando llegué, él aún estaba presentando su parcial. Me encontré con Mildred que ya había salido y nos sentamos en el piso a esperar, junto con otras compañeras de clase, a que Joaco y Carmen terminaran. Cuando lo hicieron, él salió del salón con cara de preocupación puesto que no sabía si tenía la nota para aprobar la materia, sin embargo nos quedamos ahí mismo hablando un rato más. Como el resto de los compañeros de Joaco que estaban con nosotros no sabían nada de lo nuestro, no podíamos hacer nada, así que sólo actuaba como un amigo más del grupo.

Por ser también el Día de la Amistad, ellos empezaron a repartir regalitos sencillos. Joaquín estaba triste porque él no había llevado nada a nadie, así que sacó su Ipod y empezó a “regalar” canciones a cada uno de nosotros. A mí, por supuesto, me regaló la que me había dedicado el primer día de nuestro noviazgo, una canción muy poco conocida de una artista nipona. Tuve que resistirme con todas mis fuerzas para no soltar ni una sola lágrima en frente de todos. Al poco rato llegó Daniel, nos quedamos un ratico más, y luego nos fuimos a La Langosta, que es una pequeña placita que está en esa misma facultad. En un momento en el que logramos sentarnos a hablar más o menos en privado, le entregué la tarjeta que le había llevado y nos abrazamos tiernamente. Después de pensar un poco de lo que íbamos a hacer, Carmen, Daniel, Joaquín y yo nos fuimos a una tasquita que queda a unas cuadras de la universidad y nos tomamos unas cervezas para celebrar tan apreciado día. Luego de un incidente bastante desagradable en ese sitio (no nos estaban atendiendo bien y nos cobraban unas cervezas que no consumimos), terminamos la celebración en otra taguara que quedaba cerca, nos tomamos unas fotos y dimos por finalizado el día.

El jueves 15 no subí a Caracas por motivos personales, pero eso ya Joaquín lo sabía, así que saltaré de una vez al viernes 16. Ese día era el cumpleaños de mi novio, pero al mismo tiempo, yo tenía que hacer una importante diligencia cerca de donde resido, así que mi plan era subir a la capital, estar un rato con Joaco, y bajar a mi casa temprano en la tarde.

Llegué a la facultad como de costumbre temprano, a la espera a que él se dignara a llegar temprano algún día. Mmm, pensándolo bien no hubo mucho que contar de ese momento, sólo que hubo un problema entre Carmen y Mildred debido a un novio nuevo de esta última, ya que al parecer el tipo le había mandado unos mensajes a Carmen, cosa que lógicamente molestó a Mildred, pero ese problema no llegó a mayores. Joaquín se pasó casi toda la tarde tratando de solucionar el lío, así que cuando me di cuenta ya era hora de irme. Nos despedimos con un abrazo en frente del carro de Mildred y los dejé a los tres para que solucionaran el problema.

Llegué a mi casa, le escribí unos mensajes, y me dijo que la cosa se había solucionado por el momento, que no había pasado nada. Me acosté temprano ya que ese fin de semana iba a ser el GRAN fin de semana. Iba a reunirme con una gente que tenía tiempo sin ver en la mañana del sábado, en la noche iba a ir a Revo con Joaco, para celebrar su cumpleaños, y el domingo tenía ensayo en la Central (de una obra con unos bailes, un grupo donde estaba metido); ¿cómo iba a tener la energía para todo eso? Eso no lo sabía, y al finalizar el fin de semana me di cuenta que hay cosas por las que se merece el sacrificio... y cosas por la que no. Pero, por supuesto, eso es parte del siguiente capítulo. ¡Hasta entonces!

domingo, 31 de agosto de 2008

Everything that has a beginning, has an end

Hola mis queridos lectores. No, esto no es una despedida, pero es necesaria esa frase para recordar que lo que una vez yo comencé, ahora tengo que terminarlo.

Las Crónicas que fueron mi razón principal para crear este blog, ya estan en su etapa culminante. Después de siete semanas de merecidas vacaciones, finalmente en este mes de Septiembre se verá luz el capítulo final de ella. Para mí, es algo bastante emotivo, ya que son muchos recuerdos los que regresan cuando transcribo esas lìneas, pero al mismo tiempo es una nueva forma de afrontar lo que me depara el destino. O mejor dicho, lo que ya estoy disfrutando de lo que el destino me puso en el camino.

La semana que viene podrán disfrutar del próximo capítulo sin falta, y próximamente estarán disponibles los capítulos finales de mis relatos. Sin embargo, como ya están prevenidos, no será el fin del blog, ya que ya tengo preparadas algunas cosillas extras para compartir con todos ustedes.

A mis nuevos lectores, se les recuerda que pueden hacer clic en el vínculo de la derecha, donde dice "¿Te perdiste algún capítulo?" para mostrar sólo las entradas correspondientes a mis Crónicas. Tan sólo tienen que dirigirse al final de hoja, seleccionar la última página, para leer los posts desde el primero.

Muy sinceramente, les estoy muy agradecidos a todos ustedes, los que llegan a esta página por medio de un link en otros blogs, los que han puesto esta página como sus preferidos o favoritos, los que dejan mensajes anonimos, los que no temen en dar la cara, los que me han acompañado desde el principio, y los que no también. A todos ustedes, muchas gracias por estar ahí, comentando y dándome ánimos para continuar.

Assail Linus



El agradecimiento es la parte principal de un hombre de bien.
Francisco de Quevedo y Villegas

miércoles, 13 de agosto de 2008

Odio no tener nada que decir

Esta mega-recontra-extra-mínima entrada es sólo para reportarme para con ustedes, mis estimados lectores. Lamento con sinceridad no tener nada nuevo que contarles y que el proximo capítulo de mis Cronicas esté tardando tanto en publicarse. Créanme que estoy haciendo lo posible, pero el trabajo y otras responsabilidades me han impedido continuar transcribiendo los datos de mi diario. Y tampoco es que no me ha ocurrido nada, sólo que algunas cosas las estoy guardando para contarlas con más detalle muy pronto, y de otras formas.

Bueno, para que no digan que no les traje nada el dia de hoy, les comento que en esta semana mi novia me dijo para empezar a tener relaciones, que tal? Fue algo que yo no esperaba porque estamos llevando el noviazgo bastante light, pero después de una visita a una sala de cine, un par de besos apacionados en la oscuridad, y unas manos traviesas jugueteando con ciertas partes del cuerpo sensibles en los dos, ayudaron a dar el siguiente paso a la relación. El siguiente paso de ella será visitar al ginecólogo porque quiere protección desde el principio. A mí no me molesta, por el contrario, mientras ellas se sienta segura, por mí estará bien.

Luego les comentaré lo que pasó al respecto!

Se me cuidan mucho.

miércoles, 6 de agosto de 2008

Actualización del estado

Hola a todos. Me vuelvo a disculpar por haber estado más de 15 días sin actualizar este blog. La verdad es que no he tenido casi tiempo para nada. Con el trabajo, mis grupos a los que pertenezco y mi novia, no tengo casi oportunidades de hacer mucho en la PC.

Lo más interesante que he echo es seguir escribiendo mis historias nuevas (por lo cual debo agradecerles a todos los que han contribuido con el título de la sección). La mayoría de las veces las hago en centros comerciales después que salir del trabajo, me compro un helado en un McDonald y me siento a redactar por un buen rato. Hasta ahora ya llevo un par, y preparando mentalmente la 3ra.

Lo otro que les puedo contar es referente a mis experiencias masturbatorias públicas, las cuales se han repetido en una que otra oportunidad en este tiempito. La última vez que lo intenté, fue que yo sólo tenía ganas de pajearme y me fui al baño de la 1ra vez. Al entrar observé que había una persona dentro de uno de los cubículos. Lo ignoré y entré al de al lado. Una vez cerrada la puerta, empecé mi actividad, pero tuve que interrumpirme al ver que la persona de al lado se estaba asomando a mi cubiculo! Eso me cortó todo y solo le dije: "Pero bueno, y entonces?". Él se bajó y no apareció más. Yo ya no quería continuar con ese tipo extraño al lado, así que me guardé todo y salí pitando del baño.

LOL

Bueno, chicos, estas cortas entradas serán solo hasta que consiga el tiempo para agregar algo más productivo.

Se me cuidan!!!

martes, 15 de julio de 2008

Nueva sección

Hola a todos mis lectores.

Mis Crónicas están en su etapa culminante, tan solo me faltan unos cuantos capítulos para finalizarlos, así que el objetivo de este blog quedaría confinado al abandono si no fuera porque les he agarrado cariño a todos ustedes, y no tengo verdaderos deseos de dejarlos, es por eso que estoy escribiendo nuevamente algunas historias cortas, totalmente inventadas por mí, con un poquito de inspiración en mis propias experiencias, pero básicamente nuevas en teoría.

Ya le tengo nombre y todo a la nueva sección, pero quisiera ir un poco más allá y extenderle la invitacion a todos mis leyentes para hacer un concurso de títulos. Les agradecería que me ayudaran a crear este nuevo segmento, con sugerencias de nombres que les gustarían a ustedes que se llamara. Sean creativos, originales, los títulos pueden ser largos o cortos, pero tienen que ir con la filosofía de este blog, y con el echo de que sean historias cortas con un moderado contenido erótico y no muy alto contenido sexual.

Sin más que agregar, y esperando sus mayores colaboraciones, me despido.

Assail Linus

PD. También agregé un enlace para suscripciones, para que todos estén al día con cada nueva actualización que yo haga. ^_^

jueves, 10 de julio de 2008

Crónicas de un bi (11, la segunda semana)

Los días pasaban, todo normal, como extraña costumbre el fin de semana no pudimos vernos, así que saltaré al mismo miércoles, cuando cumplimos la segunda semana.

Ya habíamos chateado anteriormente, y habíamos tocado el tema, así que no me sorprendió cuando me escribió un mensaje de texto mientras estábamos sentados en el suelo de su facultad junto con unos amigos heteros de él, para ir a la facultad de al frente para masturbarnos el uno al otro.

Disimulamos un poco y dijimos que íbamos a buscar a una persona. Salimos y acordamos como iba a ser todo. Como yo era el que tenía más saldo, yo le daba mi cel a él y él me daba el suyo a mí. Él iba a entrar al baño y cuando viera que era el momento apropiado, me enviaría un mensaje. ¡Cuál sería nuestra sorpresa al llegar a la facultad esa, que hasta para ir a los baños tenía uno que registrarse en vigilancia! No nos importó, bajamos al piso inferior, entramos juntos al baño que estaba vacío y nos dirigimos al último cubículo. Era pequeño, estrecho, y en cuando entramos, al poco tiempo llegaron otros chamos que salieron casi de inmediato, no porque nos descubrieran sino porque se notaba que sólo estaban jodiendo por ahí. Cuando reinó el silencio nuevamente, Joaquín me dijo que me lo sacara; eso hice y él empezó a masturbarme poco a poco, pero la incomodidad del lugar era muy grande y acordamos irnos a otro sitio.

Salimos y caminamos por la universidad pensando cuál baño sería más apropiado para meternos; al final, decidimos entrar en la facultad de Humanidades, pero el baño no parecía funcionar por alguna razón para lo que queríamos. Nos fuimos entonces al baño de la escuela creo que de Artes, y volvimos a hacer lo que habíamos ensayado. Él entró y al poco tiempo recibí su mensaje: “Entras, ve a la derecha y encontrarás un único cubículo. Abre con cuidado”.

Entré y pensé que no iba a funcionar, ya que el pasillo donde estaba el baño estaba congestionado, pero me serené y seguí con el plan. Llegué al cubículo señalado y traté de abrir la puerta, pero no pude. Casi al instante vi una pierna bajar por dentro y a alguien soltando el seguro de la puerta. Entré y, por la cara de Joaquín, al parecer alguien pudo habernos visto, aunque no hubo secuelas de ese incidente.

Él estaba sentado en una tubería gruesa que salía directamente de la pared y se curvaba hacia abajo, justo a un lado del inodoro, las piernas las apoyaba en otra tubería similar al otro lado. De esa forma, cualquiera que viera por debajo, sólo vería un solo par de piernas en el cubículo. Me desabroché los pantalones y me bajé los bóxers hasta las rodillas. Él tenía las manos frías, pero aún así me masturbó muy bien. Me tocaba los huevos, me empujaba el prepucio hasta bien abajo (hasta llegar al punto de dolerme realmente), pero cuando lo soltaba producía mucho placer. El único problema fue que la gente entraban y salían del baño, cosa que me ponía nervioso, me distraían y no me dejaban concentrarme bien. Yo lo ayudaba a él, me masturbaba a mí mismo y a él le gustaba el espectáculo. Me dijo que cuando fuera a acabar, me volteara a otro lado, cosa muy obvia porque no quería mancharlo en ese lugar, pero lamentablemente mi eyaculación nunca llegó, no pude terminar, así que me dijo que me lo guardara y que cambiáramos de posición.

Así lo hicimos y ahora fui yo quien le bajó el bóxer y le descubrí su miembro, que tenía toda la pinta de haber estado muy excitado minutos atrás. Comencé mi trabajo y coloqué -por primera vez en mi vida- mis manos sobre un pene que no fuese el mío. Se sentía muy bien. Empecé mi movimiento estimulatorio y noté con curiosidad la curvatura intensa de su pene hacia abajo. Eso hacía que me fuera un poco incómodo masturbarlo. Él lograba lubricar bastante, y yo me mojaba los dedos con mi lengua para humectarlo más aún. Tenía un glande bien grande y provocativo. En un momento le dí tanto placer en esa zona de su cuerpo que él me detuvo con un “Basta! Ya va. Es que tengo muy sensible la cabeza del pene”. Después de unos minutos, él tomó control de su miembro y apuntó al inodoro. Sus chorros cayeron en el asiento y dentro del mismo. El morbo de ver a una persona masturbarse y eyacular en frente de ti es muy grande.

Cuando su descarga finalizó, se lo guardó, nos besamos (ah, sí, por cierto, mientras lo nos lo hacíamos, nos acercábamos lo suficiente para besarnos e intensificar más los estímulos), luego él salió disimuladamente, aunque costó bastante esperar al momento adecuado porque la gente seguía entrando y saliendo del baño (de echo, fue tan larga la espera que Joaquín incluso se fumó un cigarrillo entero ahí mismo). A los pocos minutos después salí yo, luego de arreglarme y revisar que no me quedaban vestigios de lo que acababa de ocurrir. Afuera del baño nos volvimos a encontrar y nos fuimos a Plaza Cubierta donde nos encontramos con unos amigos de ambiente y nos sentamos a hablar con ellos. Al poco tiempo, ya me tenía que ir a mi casa y me despedí de mi novio, y él me prometió que la próxima vez sí me haría terminar a mí.

Aunque lo que él no sabía es que ese plan se iba a complicar un poco, y que nos tendríamos que conformar con otras cosas... Pero claro, eso será parte del próximo capítulo.

jueves, 26 de junio de 2008

Middle of nowhere

Escribo este post porque tenía tiempo sin publicar nada nuevo.

Estoy redactando poco a poco mi próximo capítulo de Crónicas, pero aún no lo puedo publicar. No he tenido el tiempo suficiente para sentarme en la PC y ponerme a pasar todos las páginas de mi antiguo diario :S

Como novedades extras, puedo decir que ahora tengo novia!!! Sí, hace un par de semanas que nos empatamos, pero nuestra relación no ha llegado muy profunda básicamente porque sólo podemos vernos los fines de semana, ya que yo empecé a trabajar en estos días y se me ha dificultado enormemente el ir a verla. Sin embargo sí puedo relatarles lo que ocurrió el sábado pasado cuando finalmente nos vimos.

Ella y yo nos encontramos en la universidad y nos dimos un beso tierno, luego nos fuimos a caminar por las facultades. Llegamos a Ciencias y nos metimos en un salón vacío. Ahí yo recordé las aventuras que viví hace ya más de un año con Joaquín, pero luego regresé al presente y me concentré en mi novia. Nos besamos apasionadamente y yo me senté en un pupitre, mientras ella me besaba de pie en frente de mí. Luego, ella se me sentó con las piernas abiertas en mi rodilla y se quedó un rato ahí mientras me seguía besando. A los pocos segundos, ella empezó a moverse lentamente, armoniosamente, como danzando un baile sólo conocido por ella. Después de un rato, sus movimientos se hicieron más enérgicos y ya no podía ocultar que se estaba estimulando con mi pierna!! Me besaba muy inspirada y estaba totalmente entregada dándose placer sin ayuda de nadie.

Yo estaba disfrutando el espectáculo, y la besaba mucho respondiendole a su nueva oleada de energía. Mis manos se se deslizaban por sus cabellos, cuello, espalda y llegaban a la cintura, donde lograba estimularle mucho más, al ser una de sus zonas más erógenas. Sin embargo, no pudimos llegar más lejos. Ella me dijo que no quería continuar, aunque le estaba gustando mucho, y por varios factores. Uno de esos es que ella y yo estábamos en contra reloj, porque ibamos a llegar tarde a una reunión que ambos teníamos que dirigir. Así que antes de salir del salón nos acomodamos todo y salimos como si no hubiera pasado nada.

¿Qué tal? Yo todo emocionado y me dejaron totalmente "empalmado". Al menos al llegar a mi casa logré "relajar" mi órgano reproductor.

Esto "casi" me hace recordar mi primera relación sexual con una mujer... pero se los contaré después.

Se me cuidan!!

sábado, 7 de junio de 2008

Crónicas de un bi (10, la primera semana juntos)

--
Disculpen la tardanza, aquí un nuevo capítulo de mis Crónicas.
--

Ese miércoles no nos vimos, pero el jueves y el viernes sí. El jueves nos fuimos al Recreo donde me presentó a una amiga suya llamada Carmen, quien también era de ambiente, y nos tomamos unas fotos, después Joaquín y yo nos fuimos a la Fraga donde no hicimos más que besarnos durante un buen rato. Él pidió agua mineral y fue lo único que consumimos en ese local. Al salir del bar nos topamos con Jesús que nos preguntó qué hacíamos ahí nosotros solos, y Joaquín y yo nos miramos y le contestamos con toda la inocencia: ¡Nada! LOL

El viernes nos reunimos tres parejas, Lenny y Daniel, Carmen y su novia Jasmine, y Joaquín y yo, y buscamos un sitio para pasarla bien un rato. Al final, después de buscar y caminar mucho, nos fuimos a 2 Barras, donde estuvimos echando broma, tomando un poco, y haciendo la actividad favorita de los seis: besarnos con nuestras respectivas parejas. Ahí fue donde nos tomamos la primera foto dándonos un beso. Después de alargar mucho la despedida, Lenny y yo teníamos que irnos. Daniel se fue con nosotros y Joaquín se quedó con Carmen y Jasmine, ya que ésta última tenía carro y le iba a dar la cola para su casa.

De ahí no nos vimos en todo ese fin de semana, pero sí nos escribíamos y chateábamos. El lunes o martes yo subí a Caracas para estar con él un rato, pero fue el miércoles cuando cumplimos nuestra primera semana juntos cuando ocurrió algo verdaderamente importante, nuestra segunda visita a Cool.

Ese día me fui temprano para Ciudad Universitaria para esperar a Joaquín. En este punto debo de hacer una pausa en la historia para informarles que aquí tuvimos una pequeña discusión no recuerdo el por qué, pero sí recuerdo que nos fuimos a un pequeño bar situado al frente de la universidad donde tendríamos la privacidad para aclarar nuestros puntos. El detalle es que llegó otra amiga de Joaquín, Mildred (totalmente straight) y se quedó con nosotros tomándonos unas cervezas. Como Joaquín y yo teníamos cosas importantes que hablar, él decidió decirle la verdad a su amiga. Le dijo: “Voy a decirte algo que quizá te sorprenda. Soy bisexual, y él es mi novio”. Cuando escuché eso de su boca, olvidé porqué habíamos peleado, no puedo negar que me agradó mucho que me reconociera en público y que no le importaba que su amiga supiera de él ni de mi. La chica, muy simpática ella, dijo que no le importaba y que mientras él fuera feliz, no habría ningún problema. Así que esa forma pudimos terminar de aclarar el malentendido que teníamos y finalmente salimos para el Sambil. Ah, le dijimos a Mildred que iríamos a otro sitio más privado para tomar y que si quería ir con nosotros. Ella aceptó sin casi pensarlo. Luego le aclaramos que era un lugar de ambiente, y ella no se inmutó y dijo que no tenía problemas en ir.

En la estación del metro Joaco me presentó a Johana, otra amiga de él. Ya en el Centro Comercial, estuvimos ahí un rato hasta que decidimos caminar hasta Cool Café, que quedaba relativamente cerca. Al llegar, pedimos una mesa grande (Lenny y Daniel irían luego) y ordenamos unas cervezas; más adelante pedimos unas raciones de tequeños. Joaco me los daba en la boca y yo a él. Brindamos varias veces, nos tomamos unas fotos y nos la estábamos pasando muy bien todos.

Al poco tiempo, mi novio y yo empezamos a besarnos, pero fuimos interrumpidos por la pareja que faltaba por llegar. Por ende, volvimos a brindar y ya con unas cervezas encima, proseguimos con nuestras clases particulares de besos. La intensidad de la acción hizo que nuestras manos se deslizaran por entre nuestras ropas y empezamos a acariciarnos directamente piel con piel: brazos, pechos, tetillas, ombligo, pancita, espalda... Hasta que él me preguntó: “¿Qué te gustaría hacer?” Yo le contesté: “Si no hubiera tanta gente, me encantaría tocártelo.” “¿Ah, sí? ¿Quieres hacerlo?” me respondió, y sin esperar respuesta tomó mi mano y la bajó disimuladamente por debajo de la mesa directamente a su pantalón, a su paquete. Yo agarré confianza, y viendo que los demás estaban distraídos conversando, empecé a explorar lo que podía con las puntas de mis dedos. Su pantalón (para fortuna en ese momento, aunque fue la perdición más adelante) era un poco ajustado, por lo que pude sentírselo completito. Él lo tenía medio erecto y lo movía poco a poco para que yo lo sintiera. Luego de un rato muy emocionante, le di un beso y di por finalizado por los momentos mi exploración.

Después le dije: “¿Quieres tocar el mío?” Su sonrisa me respondió. Hice lo mismo que él me hizo a mí, tomé su mano y la bajé discretamente a donde mi abultado pero bien disimulado pene estaba escondido. Mis pantalones eran más flojos y me quedaban más anchos que los de Joaco a él, por lo que pudo pasar lo que les relataré ahora:

Él me bajó el cierre un poco, yo lo ayudé a terminar el trabajo, y luego en frente de todos (aunque no nos vieron por lo distraídos que estaban) metió su mano y me lo tocó encima del interior. Lo examinó con sus dedos y luego, como quien no quiere la cosa, me lo sacó de su prisión y empezó a masturbarme debajo de la mesa. Yo estaba entre excitado, emocionado y asustado. Nos besamos y él seguía su trabajo. Se me acercó al oído y me dijo: “Estás lubricando mucho” ¡Cómo no habría de estarlo! Después de un rato, donde me logró dar mucho placer y hasta dolor (porque me jalaba mucho el prepucio hacia abajo para sentir mayor placer al soltarlo), me metió el miembro otra vez en su cárcel de tela y trató de subirme el cierre. Como no pudo, le dije que lo dejara, que yo mismo lo haría cuando hubiera perdido la erección. Él se olfateó su mano y el aroma de mi sexo lo tenía bien plasmado. Lo olía mucho y me ofrecía su mano para yo oler también. Al cabo de unos minutos, yo traté de hacer lo mismo que él hizo, pero por lo ajustado de su pantalón era imposible que yo metiera mi mano en su pantalón, y mucho menos que se lo sacara, sin embargo nos la arreglamos para que yo pudiera meter un par de dedos y le tocara sus vellos peneales, de esa forma, la contextura de su miembro y su olor se quedaron en mi mano también.

Los minutos pasaban y nuestro juego finalizó con un fuerte beso. Las rondas de cerveza llegaban y las conversaciones se desarrollaban con normalidad. Ya como a las 10pm empezó el show del local (¿¿después de todo aún quedaba un show??? LOL) Unos travestis con micrófono en mano cantaron una serie de canciones conocidas, canciones sencillas, a dúo... Un buen espectáculo. Y después de todo eso empezaron los juegos. No recuerdo cual fue el primero, pero el segundo fue más interesante. Joaquín me dijo para participar con él, ya que era en parejas. Acepté un poco asustado porque no sabía lo que iba a pasar. El juego comenzaba normal, ponían una canción y los animadores decían un color del arcoiris gay. Cada color significaba algo distinto: Verde-baile normal, Amarillo-cambio de pareja... Lenny y Daniel se pusieron a participar también y entre nosotros cuatro tratábamos que quedar cuando hubiera un cambio de parejas, pero por supuesto nuestros planes no funcionaron y terminamos bailando con la primera persona con la que nos encontráramos. Al final del juego, sin embargo, yo terminé bailando con Daniel pero nos descalificaron al confundir un color y como teníamos que quedarnos paralizados como estatuas, yo quedé en una pose parecida a como si estuviera haciéndole un oral a mi amigo.

Volvimos a la mesa y las rondas de cervezas continuaban y la hora de la despedida se avecinaba. Cuando ya era lo suficientemente tarde para mí, cerca de las 11:30pm, pagamos la cuenta y nos fuimos. La estación del Metro estaba cerrada así que tuvimos que tomar unos taxis para que nos llevaran a nuestros destinos. Como Lenny y yo vivíamos cerca, tomamos uno los dos; Daniel se nos unió porque su casa quedaba en el camino. Joaquín, Johana y Mildred tomaron otro taxi. Yo llegué un poco tarde para mi casa, pero sin ningún problema.

Esta celebración de la primera semana estuvo muy buena, pero para la segunda hicimos algo mucho mejor. LOL

domingo, 1 de junio de 2008

Efebofilia, ¿parafilia enfermisa o sensaciones normales?

Según wikipedia, la efebofilia, también conocida como hebefilia, es la condición en la cual personas adultas experimentan atracción sexual hacia adolescentes que ya han pasado la etapa de la pubertad. La pederastia es la atracción hacia adolescentes masculinos. La atracción hacia adolescentes femeninas cuyo físico corresponde más bien al de una preadolescente (niña, puberta o prepuberta) es conocido como «loli-con» o «complejo de lolita». Por definición, estos términos no son sinónimos de pedofilia. No obstante, en los países occidentales se ha usado con frecuencia la palabra pedofilia para referirse a la efebofilia y, en general, a la atracción sexual hacia cualquier persona cuya edad sea menor a la edad de consentimiento sexual.

Los deseos sexuales hacia adolescentes son comunes en adultos con orientación heterosexual u homosexual. Sólo cuando esa atracción es exclusiva se le puede llamar efebofilia. Debe hacerse notar que, a diferencia de la pedofilia, la efebofilia jamás ha sido vista como patológica por los psicólogos y psiquiatras. De hecho, es considerada la norma en algunas sociedades en las cuales las adolescentes se suelen casar con hombres adultos. Sin embargo, suelen existir leyes que penalizan las relaciones sexuales entre adultos y adolescentes por debajo de una edad determinada que varía de país en país (la edad de consentimiento sexual). Fin de la cita.

Haciendo notar las negrillas colocadas por mí, nos enteramos que esta "parafília" es sólo vista de esta manera sólo cuando la atracción es exclusiva, es decir cuando no se tiene en mente más nada que eso. También vemos que realmente el sufijo "filia" está de más, ya que jamás este comportamiento ha sido visto como una patología por los expertos.

Hasta leer este artículo, yo me consideraba efebofílico sólo por sentir atracción por algunos adolescentes hombres (jamás en niños), pero ahora debo de redefinir mi condición. Sé que me gustan las mujeres, pero no las niñas pequeñas ni las adolescentes (a menos que la chica en cuestión esté muy buena y se vea bien "madurita" jaja), pero usualmente no me fijo en las muchachitas tan jóvenes, sino en las que luzcan más grandesitas, mi rango de preferencia de edad para las mujeres oscila entre 17 y 25 años.

Con los hombres soy diferente. Siempre me he fijado más en los chicos jóvenes, adolescentes de buen ver, y que tampoco se vean tan niñitos. Mi rango de edad en que los prefiero son entre 15 a 23 años. No me refiero con esto que jamás llegaré a tener una relación con una persona mayor, sino que "disfruto más" viendo fotos, videos, o a los chicos mismos en vivo, cuando están en esas edades. Sé por investigaciones en la web que esto es muy común, y que a muchos homosexuales les atrae más los chicos jóvenes, o a los jóvenes adultos.

Así que ahora, mi efebofilia me la voy a tomar más a la ligera (yo hasta ya creía que iba a tener que ir a un psicólogo para que me tratara por esa "abominación" lol). Sé que me gustan los chicos y los adolescentes hombres, pero tampoco tengo preferencias exclusivas por ellos.

También la podría considerar como una etapa, y que seguramente cuando vuelva a tener alguna pareja, sea del sexo que sea, mis intereses por buscar material bibliográfico de ese tipo disminuya considerablemente para centrarme en mi relación real.

Sea como sea, la efebofilia es algo con lo que hay que tener consideración, pero tampoco hay que dejar que te influya por completo. Si sientes un poco de atracción por ese vecino tuyo que pasa frente de tu casa cuando regresa del liceo, o cuando pasas por una cancha deportiva te quedas viendo más de la cuenta a ese muchacho sudado por tanto jugar, ¡no te compliques! No te vas a castigar por pensar de esa manera, ni tampoco creas que estás solo en eso. Con tal que respetes las leyes básicas y no te pases de la raya, no hay ningún problema con que seas efebofílico y que disfrutes de tu vida.